El Deportivo

¿Quién será el próximo 3,000-500?

Únicamente están Hank Aaron, Willie Mays, Eddy Murray y Rafael Palmeiro

Xavier Araquistain

El gran Willie Mays fue quien a su retiro inauguró el club de jugadores que consiguieron 3,000 hits y 500 cuadrangulares en su carrera. Más adelante, el aún rey jonronero Henry “Hank” Aaron ingresó al club. El tercer miembro llegó más de 20 años después, con el ambidiestro Edie Murray, y hace tres años el turno fue para el cubano Rafael Palmeiro. La pregunta que muchos se hacen es ¿quién será el próximo en ingresar a tan exclusivo club?
Batear 3,000 hits es casi un patrimonio para los hiteadores o chocadores de bola. Batear 500 jonrones es para gente de fuerza, y ambas especialidades siempre han sido como dos polos opuestos en el mundo del bateo. Y hablando de polos opuestos, éstos están graficados en el japonés Ichiro Suzuki, quien es una máquina de batear hits y ya supera el millar de imparables en sus primeros cinco años, todos con 200 o más hits, pero aunque da sus jonroncitos de vez en cuando, él no tiene el poder para pensar en 150 jonrones, aunque sea.
Por su parte, Mark McGwire, un verdadero monstruo del bateo de largometraje, se fue del juego con 583 jonrones y con el récord de haber sido quien más rápido llegó a la cifra de 500, pero el resto de sus imparables apenas sumó 1,043.
Los miembros del club 3,000/500 pueden ser considerados bateadores híbridos que pueden hacer las dos cosas, que en baloncesto sería como pretender que un líder en rebotes también sea el mejor en tiros libres, o que en fútbol americano un mariscal de campo, además de ser líder en pases para anotación, también sea líder en acarreos del ovoide.
Los integrantes del cuarteto del club 3,000/500 han sido verdaderos atletas que necesitaron demostrar que además de su calidad se necesita tener la consistencia de un súper humano. Y es así como Hank Aaron cerró su carrera con 3,771 imparables, incluyendo su famosa cifra de 755 cuadrangulares.
Willie Mays, considerado como el segundo mejor jugador en la historia de las Mayores, detrás de Babe Ruth, acumuló 3,283 cohetazos, incluyendo sus 660 cuadrangulares. Eddie Murray, quien bateaba a ambos lados del plato, finalizó con 3,255 imparables y apenas superó la marca de jonrones con 504. Y Rafael Palmeiro –-antes de meterse a problemas con los esteroides-– bateó 3,020 hits, incluyendo sus 569 batazos de cuatro bases.
Para Hank Aaron, dueño de una cantidad de récord en el béisbol, llegar a ser un 3000/500: “Es una hazaña que no importa el sacrificio que tú tengas que hacer cuando estás con la determinación de lograrlo. No importa el tiempo que te tome conseguirlo, la época, si fue en la mía, en la de Eddie Murray, lo importante es lograrla. Es un reto que necesitamos los jugadores para ser reconocidos luego de mostrar nuestra perseverancia. Si lo logras, muy bien, pero si no, eso no te quita ningún mérito cuando lo has dado todo en el terreno. Lo importante es que uno debe tratar de alcanzar esos número mágicos”, apunta “El Martillo” Aaron.
¿Quién será el próximo?
Aunque todas las flechas indican que Barry Bonds tiene el mejor chance de convertirse en el número cinco del club, sus declaraciones de que este 2006 será su último año, nos indica que se quedará corto de los 3,000 hits, pues al momento de redactar esta nota Bonds había bateado sus hits 2,810 y 2,811 en sus dos primeros turnos ante el lanzador venezolano Enrique González, de Arizona, en juego correspondiente al mediodía del miércoles 23 de agosto.
Bonds necesitaría estar saludable y jugar todo el año 2007 para ingresar al club de los 3,000 hits, pues ya es segundo en la historia en jonrones con 725, a 30 de Hank Aaron. Desafortunadamente por los problemas en que se ha visto envuelto Bonds por el uso de esteroides anabolizante y hormonas de crecimiento humano, lo más seguro es que el 2006 sea su último año, detalle que nos obliga a descartarlo como el próximo del club 3000/500.
Si cambia de opinión y decide jugar el próximo año, Bonds necesitará de una gran campaña de hits, pues su máxima cifra en una temporada han sido los 181 que bateó en su primer año con los Gigantes en 1993. Bonds en el 2004 bateó 135 inatrapables, pero por la lesión que lo limitó a sólo 14 juegos en el 2005, apenas bateó 12 hits. Este año lleva 69 hits en 269 turnos al 23 de agosto.
¿Durará saludable Ken Griffey Jr.?
Desafortunadamente Ken Griffey Jr. se ha visto plagado de lesiones, principalmente entre los años 2002 y 2004, en los que únicamente bateó 52, 41 y 76 hits respectivamente, y se ha visto perjudicado en sus posibilidades. Cuando ya ha alcanzado 561 jonrones y está por cumplir 37 años, Griffey necesitaría al menos cuatro temporadas más para poder alcanzar los 3,000 imparables, pues a la fecha del 23 de agosto suma 2,401 hits, luego de haber bateado dos ese día.
El año pasado, Griffey bateó 148 hits, y este año suma 97 en 384 turnos al 23 de agosto. Su máxima cifra de hits ha sido sus 185 en 1997 con Seattle, y tiene otras dos de 180 cañonazos cada una (1993, 1998). La posible llegada de Griffey a los 3,000 hits seguramente tendrá ribetes de un acto heroico debido a sus lastimadas rodillas.
Ted Williams debió ser el primero
La Segunda Guerra Mundial y después la Guerra de Corea, le ocuparon al legendario Theodore “Ted” Williams cinco importantes años en los cuales vio interrumpida su carrera como pelotero, y fueron esos años los causantes de que Ted, el llamado científico del bateo, no llegara a los 3,000 hits, habiéndose quedado con 2,654, entre ellos sus 521 jonrones. Ted Williams debió haber sido el pionero en el exclusivo club de los 3000/500.
Mientras Ted Williams se vio perjudicado por sus cinco años en el servicio militar y dos temporadas mediocres a su regreso, otro grande que tenía todo para llegar fue Mickey Mantle, el ambidiestro jardinero central de los Yanquis. Pero a éste, las constantes lesiones le impidieron alargar su carrera, y aunque disparó 536 cuadrangulares, se quedó bastante corto con 2,415 imparables.
Alex y Manny con buenos chances
Después de Bonds y Griffey, dos estelares peloteros que con el tiempo pueden llegar al club 3000/500 son Alex Rodríguez y Manny Ramírez. El primero cuenta con 31 años y tiene 455 jonrones y 2,035 hits, y el segundo, con 34 años tiene 469 jonrones y debe llegar a los 500 el próximo año y 2,063 incogibles.
Todd Helton, con 33 años, un total de 283 jonrones y 1,653 hits, tiene en su contra el haber iniciado a jugar en Grandes Ligas a los 24 años; en cambio Miguel Cabrera con 23 años está por llegar a los 100 jonrones (98) y anda por los 615 hits. Miguel tejada a sus 30 años batea 239 jonrones y anda por 1,536 imparables. Está prácticamente a la mitad del camino y de su carrera. Vladimir Guerrero, a sus 30 años ya vuela por 333 jonrones y 1,739 hits, y tiene buen chance al igual que Andruw Jones, quien a sus 29 años batea 330 jonrones y tiene 1,527 hits.

El “Príncipe” Alberto
Pero si hay un pelotero que llegará con toda seguridad, ése es Albert Pujols, “El Príncipe”, como le llaman sus coterráneos, quien comenzó a los 20 años a repartir palos por doquier y con 239 jonrones y 1,111 hits hasta el 23 de agosto, es seguro que de mantener su ritmo, antes de los 36 años deberá estar por los 500 jonrones y los 3,000 imparables, pues en sus primeras cinco temporadas completas, sin incluir este 2006, ha promediado 450 jonrones, y 197 hits por año.
Pujols es un candidato a batear 800 jonrones o más y acercarse bastante a los 4,000 imparables y todo es sin exagerar, contando con una salud perfecta. Pujols es un verdadero toro, de tan fuerte, y tiene la habilidad de batear para promedio (ya ganó un título de bateo) y para poder con sus tremendas líneas.