El Deportivo

¿Tenemos “punch”?

Con bates de madera escasean nuestros jonrones en eventos internacionales

Martín Ruiz

Los Juegos Panamericanos de Winnipeg, que sirvieron para clasificar a los Juegos Olímpicos de Sydney, significaron también el freno para nuestros jonroneros. Los bates de madera y el enfrentar a peloteros profesionales, disminuyó notablemente nuestros batazos de largo alcance, así como nuestros resultados. Hemos tenido “chispazos” en los que nuestro fundamento ha sido el pitcheo.
Desde esa época llevamos ocho años compitiendo en 14 torneos internacionales, y preocupa ver que se han bateado 36 jonrones en 91 partidos disputados. Eso significa que se batea un jonrón cada 2.53 juegos, y el promedio de 2.57 jonrones por torneo.
Han salido de escena varios bateadores “de poder” y los jonrones han disminuido… Peloteros de la talla de Ramón Padilla, Ariel Delgado y Próspero González dejaron de darnos esas emociones, quedando la responsabilidad en Norman Cardoze, Justo Rivas y Henry Roa como los más fuertes aporreadores de pelotas y en los que recaen nuestras esperanzas inmediatas.
Estos tres peloteros resumen 12 de los 36 jonrones, con cinco de Norman, cuatro Justo y tres Roa. Danilo Sotelo, Jasmir García y Sandor Guido, que no se caracterizan por ser jonroneros regulares, tienen uno cada uno, para totalizar 15 entre los jugadores que están en el equipo que va al Preolímpico.
Los otros 21 jonrones se los reparten 12 peloteros que no están en el club, entre los que destacan Reymundo Leytón, Edgar López, Marlon Abea y Ramón Padilla, con tres cuadrangulares cada uno.
Vamos a Cuba, donde hace tres años tuvimos un buen desempeño en el Campeonato Mundial, pero también se fracturó la disciplina, y de aquel equipo actualmente sólo están 6 jugadores de cuadro y tres lanzadores. En ese evento se conectaron 7 jonrones en 9 juegos, para frecuencia de un jonrón cada 1.29 juegos, que es el mejor en todo este período.
Una preocupación que se tiene es que después del Mundial de Holanda, en que bateamos cinco jonrones, en los últimos tres torneos sólo se han bateado tres jonrones. No se batearon en Arizona, único evento en que nos hemos ido en blanco, se conectaron dos en los Juegos Centroamericanos y uno en Cartagena, pero esos jonrones han sido contra Guatemala.
Veamos cómo están nuestros jonrones
En los Panamericanos de Winnipeg sólo conectamos un jonrón, que fue de Norman Cardoze ante República Dominicana, que sirvió para vencerlos 3x2 y clasificar a la muerte súbita, donde México nos sacó de la disputa de las medallas.
Al año siguiente, en el Premundial de Panamá, Danilo Sotelo bateó el único jonrón pinolero ante Argentina, al que se le ganó 10x1.
Fuimos al Mundial de Taiwan, y ahí Próspero González bateó su último jonrón con la Selección en el primer juego contra Francia. Nadie más volvió a jonronear.
En nuestro patio, en los Juegos Centroamericanos de Guatemala en 2001, se batearon cinco jonrones. Henry Roa lo hizo contra Guatemala en la fase regular, Reymundo Leytón y Ramón Padilla, en la semifinal contra Honduras y Padilla bateó los dos últimos de su carrera con la Selección, ante Guatemala en el juego por la medalla de oro.
Fuimos a Saltillo, México, en 2002 para clasificar a los Panamericanos de Santo Domingo, y ahí Reymundo Leytón jonroneó contra Cuba. En la segunda fase, Edgar López y Henry Roa batearon dos jonrones cada uno ante República Dominicana, a los que se les ganó 7x5 con William Juárez en la colina y taponeo de Diego Sandino, y después Marlon Abea conectó jonrón contra Panamá, a los que vencimos 7x1. Leytón bateó su segundo jonrón del torneo ante Brasil.
Para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador en 2002 la cuota fue de tres jonrones. Mario Holmann bateó uno ante Antillas, Jasmir García ante Puerto Rico y otro “milagroso” de Freddy Chévez contra México que nos dio la victoria 3x2 y el pase a la ronda de medallas, donde desafortunadamente se cayó el pitcheo del zurdo Oscar Torres y Cairo Murillo falló como relevista.
En los Panamericanos de 2003 en Santo Domingo todo fue pitcheo. Eduardo Romero jonroneó ante Bahamas en el primer juego y en los siguientes seis desafíos nos fuimos sin tumbar la cerca.
Se reaccionó en el Mundial de La Habana y se batearon siete cuadrangulares. Norman Cardoze lo hizo ante Canadá, y luego ante Rusia, al que también le jonroneó Justo Rivas. Ante los coreanos, Justo bateó su segundo jonrón y Sandor Guido su primero con la Selección. Jimmy González bateó su jonrón ante Corea en la segunda ronda y después Justo lo hizo ante Estados Unidos en el juego por el quinto lugar.
Problemas de disciplina en La Habana fragmentaron el equipo y al Preolímpico de Panamá se fue con un equipo débil y desmotivado que perdió todos sus juegos. Eduardo Romero bateó el único jonrón, contra Panamá.
Estaba en acción la Liga Profesional en 2004 y al Premundial de Cartagena se fue con un equipo improvisado que logró la clasificación con dos victorias. Ahí Francisco Hernández bateó el único jonrón pinolero en el torneo contra Puerto Rico y contribuyó a la victoria 6x4.
Ya para el Mundial de Holanda, para el que se tuvo buena preparación y dirección, se batearon cinco cuadrangulares. Marlon Abea lo hizo en el juego inicial contra Australia, al que se le ganó 2x0 y Aníbal Vega decidió el juego 1x0 ante República Checa, en un resultado que nos sorprendió. Frente a Colombia lo hizo Norman Cardoze, y en la paliza histórica 14x2 que se le dio a Estados Unidos con 20 imparables jonronearon Marlon Abea y Ronald Garth.
No jonroneamos en el exigente torneo de Arizona, con todo y que tuvimos balance 3-2 y un honroso tercer lugar, pero sorpresivamente sólo bateamos dos jonrones en los Juegos Centroamericanos de este año, que fueron de Edgar López y Justo Rivas ante Guatemala.
Y en Cartagena, el único jonrón lo conectó Cardoze, también ante Guatemala.
Ahora estamos nuevamente en Cuba, donde estaremos pendientes por los jonrones, ésos que nos emocionan e incrementan nuestras posibilidades de triunfon