El Deportivo

El Navy en el Pacífico


Colaboración

De acuerdo a lo publicado en el álbum “Confites Deportivos”, a raíz del III campeonato de béisbol profesional (1957-58) se destaca el equipo Navy como uno de los equipos famosos que ha tenido en su historia la Costa del Caribe nicaragüense, iniciando su vida deportiva en 1930, cuando por cuenta propia y sin ayuda económica realizó una gira por Costa Rica en la lancha de gasolina “ELK” (Alce), propiedad del Capitán Willfred Cayasso, padre de los hermanos Jorge y Stanley Cayasso. En esta primera expedición al país vecino del sur ganaron cuatro de los cinco juegos amistosos que realizaron con equipos ticos, dejando sentada la calidad del béisbol pinolero.
El Navy gozaba de popularidad por ser uno de los equipos caracterizados que participaba en la liga que organizaban en Bluefields, donde participaban, entre otros, los clubes: Piratas, Yellow Rose, Alleta, Long-Star y su principal rival, el Acorn, donde militaba el famoso y legendario Timothy Mena.
En 1932, en una nota periodística fechada el 13 de agosto, se indica que: El Ministro de Guerra recibe un mensaje depositado en San Juan del Norte, enviado a las 08:00 a.m. por el comandante Curtiss. El texto decía: Hizo escala en este puerto la gasolina “ELK” con destino a Granada en lastre con 28 miembros del Navy, comandado por los hermanos Stanley y Jorge Cayasso, este último capitán del equipo. El resto de los tripulantes eran Herbie Carter, Julián Benard (tío-abuelo de Marvin Benard), Albert Hall, Frank Hodgson (Manager), Héctor Halley, Clayton Wilson, Moisés Hodgson, Fernando Casanova, Hernaldo Hodgson, Allan Robb, Culbert Newall y Harry Lesbey. Y los integrantes de la Navy Jazz Band, encabezada por su director, el destacado trompetista Adrián Coulson.
Llegada a Managua
Una vez que pisan tierra firme en Granada fueron saludados con entusiasmo por los pobladores, impresionando el uniforme que llevaban, en especial la gorra estilo marinero, elemento que no se conocía en el litoral del Pacífico como parte del tradicional uniforme de béisbol. En Managua fueron recibidos en la estación ferroviaria por Francisco “Pancho” Olivares, promotor de las series que jugaría el equipo en el interior del país, a como llamaban los costeños al litoral del Pacífico. Debutan en el field del “Retiro”, predio donde años más tarde se construyó el hospital del mismo nombre, que lamentablemente resultó destruido por el terremoto de 1972. En dichos predios funciona actualmente un lujoso centro comercial.
La Liga Nacional
A inicios de la década de los años 30 se organiza por primera vez en Nicaragua una liga denominada “Nacional”, contando con la participación de los equipos Managua, Bóer, San Fernando, Metropolitano de León y Granada. A partir de su primera temporada, el prestigiado maestro de la crónica deportiva Leonardo Lacayo Ocampo, “Don”, publica el primer box score de un juego de béisbol efectuado en Nicaragua, según Guillermo II “El Káiser” en su folleto “El Béisbol y su Historia” Parte-I Pág.6. El partido lo protagonizaron Granada vs. Managua, resultando ganador el club capitalino 8x7.
Debut del Navy
A mediados de agosto del 32 se disputaba en el campo del “Retiro” la serie final a siete juegos entre los equipos Bóer y San Fernando. Las autoridades del béisbol (la naciente Comisión Nacional de Deportes, “CNDD”) invitan a la Navy Jazz Band para que amenice con su ritmo caribeño la serie y a su vez a los hermanos Cayasso, para que sirvan de árbitros de la misma. Dicha serie tuvo que suspenderse en el cuarto juego debido al famoso escándalo ocurrido en la estación del tren de Masaya, donde apedrearon al Bóer y a sus acompañantes, dejando saldos trágicos. Por decisión de la CNDD, declaran campeón al equipo capitalino, que llevaba tres juegos ganados.
Oficialmente, el Navy juega su primer partido el 21 de agosto en la ciudad de León, en el estadio del Hipódromo, contra el Metropolitano, al que derrotó 8x2. Abrió el juego Jorge y cerró su hermano Stanley. Perdió el pelotero y boxeador Roberto Thompson “Musa”.
El segundo juego lo realizan el 28 del mismo mes contra el equipo Managua, perdiendo 7x2. Los equipos alinearon de la siguiente forma: Managua: Julio Traña (SS), Napoleón “Chaparrón” Delgado (P), C. Méndez (C), Roberto “La Panzona” Soza (1B), A. Centeno (2B), Hernán “Chaparrón” Hernández (3B), Juan Manuel ”Jagüita” Vallecillo (RF), L. Altamirano (CF), y Julio Niño “Birro” (LF).
Navy: Hernaldo Hodgson (SS), Stanley Cayasso (P), Moisés Hodgson (C), Albert Hall (1B), George Cayasso (2B), Herbie Carter (3B), Culbert Newell (RF), Fernando Casanova (CF), y Julián Benard (LF). El juego lo gana Napoleón “Chaparrón” Delgado, igual que Thompson era boxeador y fue campeón nacional de peso Welter. Dejó una sucesión de peloteros destacados en el béisbol nacional de primer nivel, siendo éstos sus hijos: Félix y Petronilo “Nilo” Sotelo, su nieto Danilo y bisnieto Danilito Sotelo.
El álbum “Confites Deportivos” destaca en la Pág.13 el impresionante récord de 40 victorias y tres derrotas que dejó el Navy durante su primera y única visita al litoral del Pacífico, la cual duró unos tres meses y medio.
Primer Campeonato Nacional
Una vez declarado campeón el Bóer de la Liga Nacional del 32, la CNDD organiza una serie de siete juegos entre los costeños y capitalinos, a fin de disputar por primera vez en la historia de nuestro béisbol un verdadero campeonato nacional de primer nivel. Según “El Káiser” en su folleto “El Béisbol y su Historia, Programa de preguntas y repuestas” del 16-10-60, la serie inició un domingo 16 de octubre del 32 bajo un tremendo aguacero y solamente se realizaron cinco partidos, los tres primeros los ganaron los caribeños de forma consecutiva. No se especificaron las verdaderas causas que motivaron la suspensión de la primera serie que se jugaba en Nicaragua por un verdadero Campeonato Nacional de béisbol superior. Hipotéticamente se deduce por lógica elemental que protegieron al Bóer y frustraron el triunfo costeño.
Impacto dejado por el Navy
Fue tanta la popularidad y simpatías dejadas por este equipo y sus integrantes, que la fábrica de cigarrillos “Meniccuci”, del señor Roberto Castro M., a finales del año 32, lanzó al mercado local la marca de cigarrillos “Navy”, apareciendo en la portada principal la foto de Albert Hall (1B), y al reverso la famosa gorra de marino con un bate y una pelota. Este lanzamiento fue en reconocimiento al club por sus hazañas, aportes y la revolución deportiva que causó con su presencia al béisbol del Pacífico.
De esa manera se cumplieron los sueños del principal gestor de la expedición del primer equipo organizado de la Costa del Caribe, don Jorge Cayasso G. al enfrentar a los famosos equipos del “interior” del país (litoral del Pacífico), Bóer, Managua, Granada, Metropolitano y San Fernando, en especial a los mejores lanzadores de la época, José A. “El Chino” Meléndez, Salvador “El Zurdo” Argüello, Alfredo “Chiquirín” García, Napoleón “Chaparrón” Delgado, Alfonso Noguera Solórzano “el Serpentinero”, etc.
Una vez desintegrado el equipo y que regresó a Bluefields, algunos de sus integrantes se quedaron jugando en clubes del Pacífico. Al año siguiente (1933), con la fundación del equipo “General Somoza”, varios peloteros costeños que militaron en el Navy regresaron al Pacífico y fueron contratados para jugar en uno de los grandes trabucos beisboleros de la década del 30.
Soporte de las primeras selecciones
Uno de los principales aportes del Navy al béisbol nacional fue que por lo menos siete u ocho de los integrantes que trajeron formaron parte de las selecciones nacionales de 1935, 38, y 39. Entre otros, Jorge y Stanley Cayasso, Herbie Carter, Culbert Newell, etc.
Unió al Pacífico con el Atlántico
Al rememorar la llegada al Pacífico hace 74 años del primer equipo organizado de la Costa Atlántica y que demostró su clase, quiero destacar lo siguiente:
Por esas coincidencias y cosas de la vida, el último pelotero del Navy que falleció fue Jorge Lawrence Cayasso Guerrero, principal gestor del viaje y capitán fundador del equipo. Murió un 11 de enero de 2004 entre los 96 ó 97 años de edad, descansando sus restos en el cementerio General de Managua. En diferentes testimonios que me brindó, siempre recordaba la ocasión en que fueron invitados a una recepción por el entonces presidente de Nicaragua, Dr. Juan B. Sacasa, quien durante el convivio les manifestó: “Que ni los diputados, ministros de Estado, magistrados de la Corte Suprema de Justicia y altos funcionarios públicos de su gobierno habían logrado un acercamiento entre los litorales del Pacífico y Atlántico, algo que estaba haciendo un grupo de hombres organizados en un equipo de béisbol, por lo cual los felicitaba por esa gesta de estrechar los lazos de integración y acercamiento de ambos litorales”.
Definitivamente, el Navy dejó patentizada la calidad de su marca beisbolera. Causó toda una revolución cultural con su música y ritmos interpretados por la Navy Jazz Band, y sembró la semilla que a través del tiempo ha producido muchos frutos y grandes valores en las esferas deportivas nacionales e internacionales como: Los Eduardo Green, Layman Sinclair, Bert Bradford, Duncan Campbell, Willie Hooker, Alerton Martin, Victorino Castro, Walter Christian, Mudell Mathews, Amos Britton (Primer atleta de pista y campo que representó a Nicaragua en los IV Juegos C.A. y del Caribe en Panamá 1938), Cirilo Herrington, Aubrey Taylor, Steve Brauthigan, Albert Williams, David Green y Marvin Benard. Queda demostrado que nuestra Costa Caribe es y seguirá siendo por siempre una cantera inagotable de atletas de primer nivel.