El Deportivo

Franklin tiene un “cambio” mortífero

“Es un gran lanzamiento. Un pitcheo venenoso para los zurdos. Yo lo disfruto mucho cuando enfrento a Sandor Guido, a Nemesio Porras o a los otros muchachos. Mi recomendación a los otros pitcheres es que deberían aprenderlo”, Franklin Sánchez

Carlos Alfaro

Cuando Franklin Sánchez debutó en la Liga de Primera División, luego de dos o quizás tres aperturas, todos estaban conscientes de que se trababa de una estrella naciente. Nadie dudaba de su talento, y desde que lo vieron, sabían que llegó para quedarse.
El impacto del pitcheo del joven Sánchez se hizo sentir mientras vestía el uniforme de las Fieras del San Fernando. Era la combinación de una buena recta, con una curva obediente. Y quizás ese pitcheo de quiebre, era su principal arma.
“Lo impresionante de Sánchez es que a su corta edad, en sus primeras salidas en ese nivel de juego, jamás lució como un novato. Llegaba con una frialdad a la loma, que parecía que se trataba de todo un jugador experimentado y me asombraba su tranquilidad para manejarse en situaciones de mucha presión”, dijo Omar Cisneros en su momento.
La oportunidad de firmar para el béisbol organizado le llegó, y aún cuando su estancia en la organización de los Yanquis de Nueva York fue breve, Sánchez siempre presenta una mentalidad madura y hasta avanzada sobre sus demás compañeros, se preocupa por aprender lo más posible, y ahí se convirtió en lo que hoy es: el Rey del Cambio de Velocidad.
Fue en República Dominicana donde aprendió ese envío, mientras había sido firmado por los Yanquis de Nueva York.
La organización determinó que Sánchez, además de su madurez, poseía una recta decente, una buena curva, pero que el “Cambio de Velocidad Circular” (Circle Change Up) causaría más estragos a las ofensivas contrarias.
Además que las curvas son más dañinas para los lanzadores, debido a que se afecta más el brazo, el cambio era el envío perfecto para que Sánchez se luciera ante cualquier ofensiva.
“Recuerdo que pasaron tres meses entrenándolo. Sólo eso tiraba en las prácticas y hasta en los juegos”, dijo Sánchez. “Al principio era terrible, porque no tenía dominio en lo absoluto del pitcheo, luego fui al menos poniendo la pelota en la zona de strike, y después ya lo tiraba con el efecto que se debía. Pero fue un proceso largo y tardado”, añadió.
Pero cuando lo aprendió, se volvió dañino ante cualquiera.
Sánchez fue descartado de la organización de los Yanquis. Pero, a diferencia de otros que vienen cabizbajos y desmotivados por el fracaso, él logró tener la mentalidad positiva para sacarle provecho a lo bueno, y nuevamente actuando en nuestro béisbol, se convirtió en lanzador de primer nivel. Ya como figura establecida, convertido en el “Rey del Cambio de Velocidad”, Franklin hizo estragos en aquella final del 2004 ante Chinandega. Ahí el derecho fernandino realizó una de las más impresionantes faenas en la final, retirando a los últimos 19 artilleros que enfrentó, obteniendo la victoria, y luego, salvó el séptimo encuentro de la final. Sánchez fue el Jugador Más Valioso.
Recientemente, Sánchez puso en práctica ese pitcheo ante la poderosa artillería cubana, y en 3.1 entradas de labor, dejó a los antillanos en sólo una carrera y ponchó a cinco, aún cuando permitió siete hits.
“Es un gran lanzamiento. Un pitcheo venenoso para los zurdos. Yo lo disfruto mucho cuando enfrento a Sandor Guido, a Nemesio Porras o a los otros muchachos. Mi recomendación a los otros pitcheres es que deberían aprenderlo”, concluyó diciendo Sánchez.
Cambio de Velocidad: Tiene un agarre especial. La pelota está casi al cien por ciento en la palma de la mano, mientras que el dedo índice está unido con el pulgar. La pelota se desliza sobre los otros dedos, siendo el meñique el último en tocar la bola antes de abandonar la mano.
El efecto: Muchos expertos de Grandes Ligas han llegado a considerar el Cambio de Velocidad como “El lanzamiento de Tirabuzón”… Es el pitcheo perfecto de los lanzadores derechos, al momento de enfrentar a los zurdos. Y de los pítcheres zurdos, al momento de sortear a los derechos.
El “Cambio de Velocidad Circular”, cuando es tirado por un derecho y se está enfrentando a un bateador zurdo, suele tener un descenso brusco y diagonal hacia la esquina de afuera para el artillero. Es un envío perfecto para buscar muchos roletazos o bien, para abanicar a los contrariosn