El Deportivo

“Hay que confiar” advierte Cardoze

“He alcanzado una etapa de madurez que me permite ver las cosas de otra manera. Pero mi veteranía, hasta hoy no me impulsa a tomar la decisión de retirarme. Creo que aún tengo mucho que dar en el béisbol”

Fue en 1992, que por primera vez Nicaragua vio a Norman Cardoze con la camiseta de la Selección Nacional.
Catorce años después, Norman no sólo se convirtió en un gran jugador, confirmando lo que aquel chavalo del ‘92 aseguraba ser en un futuro, sino que construyó la historia de un inmortal en el juego, y que tomaba más realce cuando vestía la camiseta que adelante dice: NICARAGUA.
Batazos que hicieron historia, como el jonrón con casa llena ante Estados Unidos y Casey Fossum en el Estadio Nacional durante el Pre-Mundial de 1998, Norman Cardoze fue el protagonista de ello. También en 1995 fue declarado el “Mejor Segunda Base” en el Preolímpico de Edmonton, pasando sobre el inmortal Antonio Pacheco.
Ese ha sido Cardoze, y ahora, ya con más años encima, viendo las cosas con más calma y consciente de que su responsabilidad con el equipo ha crecido por lo que ahora representa, el artillero oriundo de Masaya alista el madero y la manopla, para brillar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Colombia.
“Es mi segundo torneo Centroamericano y del Caribe, y espero realizar un gran papel”, dijo Norman, quien aseguró que la preparación del team no fue la adecuada, pero la experiencia de jugadores caracterizados será determinante para alcanzar buenos resultados.
¿En tu exitosa carrera, cuál ha sido el evento internacional que más has disfrutado?
“Disfruté mucho el Preolímpico de Edmonton, como también el Mundial de Italia y cuando fuimos a Cuba. También me deleité en el Mundial de Holanda y los Juegos Centroamericanos y del Caribe que fueron en Venezuela”.
¿Con más de once años de estar en la Selección, creés que tu mejor momento ya pasó, o es precisamente ahora por la experiencia que has obtenido?
“He alcanzado una etapa de madurez, que me permite ver las cosas de otra manera. Pero mi veteranía, hasta hoy no me impulsa a tomar la decisión de retirarme. Creo que aún tengo mucho que dar en el béisbol”.
¿Nicaragua presenta una Selección sólida para estos Juegos C.A. y del Caribe?
“Están los mejores, y creo en verdad que tenemos el material humano para pelear una medalla”.
¿Para este evento te pusiste metas en cuanto a números?
“Hasta el momento no, porque a como dije anteriormente, el equipo no está al cien por ciento físicamente. Pero te aseguro que vamos a luchar de principio a fin”.
¿El juego de fogueo contra el team universitario Bóer American-College se podría tomar como parámetro para determinar cómo anda la Selección, o no?
“Históricamente cuando la Selección juega en Nicaragua contra clubes locales y de inferior calidad, las cosas no salen bien, porque me imagino que se trata de la actitud de nosotros, cómo tomamos esos juegos. Pero en verdad no se pueden tomar como parámetros los dos encuentros de fogueo que tuvimos ante esos muchachos”.
¿El manager Omar Cisneros juró que la medalla estaba para Nicaragua, vos crees eso también?
“Creo que los comentarios de Omar siempre se deben tomar muy en cuenta porque se trata de un gran conocedor. Él predijo lo de Cuba en el Mundial Clásico de Béisbol, y confío en que con nosotros, no se está equivocando”.
¿Como figura principal, cuál considerás que es el “Talón de Aquiles” del club?
“En lo personal, me preocupa mucho el primer bate del equipo. Eso es clave para producir carrera, y si los muchachos fallan en ese rol, las cosas se nos complicarán bastante”, concluyó Cardoze.

Historial
Hizo la Selección Nacional en un evento oficial por primera vez en 1993, en la Copa Intercontinental de Italia, pero estuvo limitado a un turno oficial. En 1995, tras el retiro de Julio Medina, se convirtió en el titular de la segunda base en el torneo Preolímpico de Edmonton. Ahí promedió .526 de porcentaje, el más alto de su carrera con la Selección.
Su mejor año fue 1998, tras brillar en el Premundial de Nicaragua en que remolcó 12 carreras, contribuyendo a la brillante actuación pinolera. Luego en el Mundial de Italia bateó .433, empujó 11 carreras y contribuyó a la medalla de bronce, y posteriormente en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo bateó .391, dos jonrones y empujó nueve carreras, en la conquista de la medalla de plata.
Ha participado en tres Campeonatos Mundiales, tres Copas Intercontinentales, una Olimpiada, dos Juegos Panamericanos, un Centroamericano y del Caribe, dos Centroamericanos y seis torneos clasificatorios.