El Deportivo

Juegos Centroamericanos y del Caribe

Cuba y México dominan los JCAC, que cumplen 80 años de existencia

CARTAGENA, Colombia / AFP
Los Olímpicos de París en 1924 sembraron la semilla de la justa regional más antigua del mundo: los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, que en sus 19 ediciones han sido dominados por Cuba, ganador en once oportunidades, seguido de México con ocho títulos.
En esa ocasión delegados de Cuba, México y Guatemala, reunidos en la capital francesa, solicitaron al Comité Olímpico Internacional (COI) instituir un evento que reuniera a los atletas del área cada cuatro años.
Su aspiración se concretó el 16 de octubre de 1925 en México cuando, junto con representantes de otros ocho países, crearon el certamen y decidieron que la capital azteca organizara la primera edición.
Ésta se disputó entre el 12 de octubre y el 2 de noviembre de 1926 con 269 deportistas, y fue ganada por los anfitriones (67 medallas), que sólo tuvieron como adversarios a Cuba (segundo con 44) y Guatemala (3).
Desde entonces la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) amplió el grupo de participantes hasta completar el número actual de 32 países, que intervendrán con unos 6.500 competidores en la vigésima edición de Cartagena, del 15 al 30 de julio.
En las tres primeras versiones (1926, 1930 y 1935) la justa se llamó Juegos Deportivos Centroamericanos, y en Panamá-1938 tomó el nombre actual.
La segunda edición, que se celebró en La Habana, fue ganada por Cuba (68 preseas) y marcó el debut de las mujeres y la inclusión del fútbol.
Los mexicanos volvieron a ceñirse el laurel en San Salvador-1935 y Panamá-1938 (donde participaron por primera vez Colombia y Venezuela), y en Barranquilla-1946 cedieron el pedestal a los cubanos, que ajustaron su segunda corona.
Entre 1950 y 1962 los aztecas impusieron su hegemonía en Guatemala, México, Caracas y Kingston, pero la respuesta de los isleños fue aplastante, con nueve títulos consecutivos entre 1966 y 1998 en San Juan, Panamá, Santo Domingo (1974 y 1986), Medellín, La Habana, México, Ponce y Maracaibo.
Dentro de esa supremacía destaca la actuación de 1986, cuando los caribeños arrasaron con 299 medallas, seguidos de México con 133. La estrella fue la costarricense Claudia Poll, quien conquistó diez oros en natación.
Aprovechando la ausencia de Cuba en las más recientes justas de San Salvador-2002, México retomó el cetro con 138 oros. Esta versión registra hasta ahora el mayor número de participantes, con un total de 7.000.
Una de las ediciones más sobresalientes fue la XVII, en la ciudad puertorriqueña de Ponce-1993, durante la cual se batieron tres marcas mundiales.
Sigue la competencia
En El Salvador 2002, México demostró que sin Cuba en la competición sus deportistas son los mejores de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) como quedó reistrado en el medallero final, pero ahora con los representantes de la más grande de las Antillas en activo, todo apunta a que sean ellos los que ocupen la primera posición en la lista de naciones participantes, 32.
Casi todo parece listo en las diferentes sedes de estos Juegos, Cartagena, la principal, Barranquilla, Bogotá, Santo Domingo y la ciudad de México para el pistoletazo de salida, pero no es menos cierto que pequeños detalles que debían estar solucionados hace tiempo pueden hacer peligrar el éxito en el que confían los organizadores.
La presencia de figuras de talla mundial no es muy abundante, pero alguna que otra tiene anunciada su participación. Así, el dominicano Félix Sánchez, el cubano Iván Pedroso, su compatriota Osleidys Menéndez, el panameño Irving Saladino, todos ellos atletas, la colombiana María Luisa Calle, ciclista, los venezolanos Albert Subirats y Ricardo Monasterio, nadadores, junto a la pléyade de estrellas cubanas en el boxeo, son algunos de los “grandes” que van a hacer acto de presencia en esta edición de los Juegos 