El Deportivo

Ronaldo, 14 goles... y 90 kilos y medio de historia

La estrella brasileña confiesa sentirse aliviado después de la presión que ha venido soportando

Dortmund
Estrenaba botas y chutó dos veces antes de clavar el balón de cabeza y superar los 12 goles de Pelé. Fue el cuarto remate de la primera parte cuando Ronaldo entró --¡otra vez!-- en la historia, justo el día que el mundo descubrió el secreto mejor guardado de Brasil: Ronaldo pesa 90 kilos y medio, después de rebajar 4.2 en un mes. Lo dijo Moacir Sant’Anna en Lance, el mismo día en que O’Globo anunciaba que Ronaldo no se iba a quedar en el banquillo.
Casi 200 enviados especiales, la marea verde les llaman por el uniforme de las camisetas, y Ronaldo no es que jugara, es que en el minuto 56, con esas botas color canario tan bonitas que Nike empezará a comercializar en breve, superó los 13 goles que el francés Just Fontaine marcó en 1958 y alcanzó los 14 del alemán Gerd Müller. A Ronaldo, gordo o no, le falta uno para convertirse por derecho en el mayor goleador de la historia de los mundiales.
Pelé lo avisó por la mañana: “Sólo necesitará un poco de suerte”. Tenía razón, aunque, de entrada, se la negó Yoshikatsu Kawaguchi, el meta japonés, que le rechazó sus dos primeros remates: “Ha estado sensacional”, dijo el elegido mejor jugador del partido. Trabajó mucho, corrió más que en los dos partidos anteriores y se afanó en demostrar que por gordo que esté sigue siendo Ronaldo. Tal vez ya no sea el mejor jugador del mundo, pero el jueves demostró que sigue siendo el mejor goleador del mundo. Centró Ronaldinho, la devolvió Cicinho y de cabeza, fácil, marcó Ronaldo, que fue estrujado por sus compañeros.
Con su hijo en la grada, Ronaldo pensó en él a la hora de dedicar la victoria y los goles que le llevan a un registro histórico: “Mi hijo me ha traído suerte, paz y tranquilidad. Es la primera vez que viene a verme en un partido de la Copa del Mundo y quiero dedicarle esta noche especial”.
Ronaldo confesó sentirse aliviado tras la presión que ha venido soportando. “En mi vida, en los momentos duros, siempre he recurrido a la paciencia. Siempre ha sido así y esta vez no ha sido diferente”, reconoció.
El equipo le buscó para ayudarle a marcar, conscientes de que necesitaba el gol, así que no se olvidó de sus compañeros; “sin ellos no hubiera llegado hasta aquí”, dijo. “Era un premio que buscaba, pero no el principal, aunque estoy satisfecho. Los goles y la victoria me dejan satisfecho y nos dan tranquilidad a todos”. El problema ahora es para Parreira, que el jueves mismo empezó a ser presionado para que mantenga la alineación y el dispositivo con el que arrasó a Japón contra Ghana en el cruce de octavos.
Parreira capeó como pudo la cuestión relativa al peso de Ronaldo, desvelada por uno de sus colaboradores, lo que ha generado una duda en el siempre agitado entorno de la selección: ¿por qué justo antes del partido contra Japón ha trascendido que Ronaldo pesa 90.5 kilos? El preparador físico explicó: “Llegó con 94.7 kilos y no podíamos exagerar su adelgazamiento, porque se hubiera resentido. Ha bajado un kilo a la semana, era lo prudente”, explicó Sant’Anna. “Para colmo, llevaba dos meses sin jugar, el riesgo de lesión muscular era alto”.
Así, empezó el campeonato un kilo por encima de su peso. Ahora pesa medio kilo más de lo que sería conveniente.
Será difícil que alcance su peso ideal en lo que resta de competición. Ronaldo pesaba 75 kilos en 1994, en su primer Mundial, y 86 en Japón-Corea 2002. El jueves sólo había un brasileño triste en Dortmund: Zico, que felicitó efusivamente a Ronaldo, se despidió con derrota de la selección de Japón.
Los 14 goles
Ronaldo había sido convocado a la Copa del Mundo de 1994, pero no tuvo la oportunidad de jugar, sumó sus 12 primeros goles en apenas dos mundiales.
En Francia’98 Ronaldo abrió sus trabajos con un gol ante Marruecos en la primera fase, dos ante Chile en los octavos de final y uno ante Holanda en la semifinal, para sumar cuatro.
Su momento más glorioso llegó en la Copa del Mundo de 2002 en Corea del Sur y Japón.
Anotó uno ante Turquía, otro ante China y dos ante Costa Rica, en la primera fase. Continuó con uno contra Bélgica en los octavos de final y otro ante Turquía en la semifinal.
En la finalísima ante Alemania anotó los dos goles de la victoria brasileña para conquistar el pentacampeonato mundial para completar la docena.
El jueves 22, cuando ya terminaba el primer tiempo contra Japón, Ronaldinho cruzó la pelota desde la izquierda y en el extremo opuesto Cicinho devolvió de cabeza al centro, por donde Ronaldo apareció como una tromba para meter el frentazo y mandar la pelota a la red. Y a los 81 minutos Ronaldo recibió el balón en el área japonesa y consiguió un imparable disparo cruzado para igualar la hazaña de Gerd Müller.
Pelé marcó 12
Pelé anotó sus 12 goles en cuatro Copas del Mundo, siendo que su mejor desempeño en la red adversaria fue en su primera participación, en Suecia-1958, con seis anotaciones. Anotó su primer gol ante Gales en cuartos de final, convirtió tres a Francia en la semifinal y dos a Suecia en la final.
En Chile-1962 Pelé contribuyó con un gol ante México en la primera fase, antes de lesionarse y quedar fuera del equipo. Lo mismo ocurrió en Inglaterra-1966, cuando Pelé convirtió un gol ante Bulgaria (elevando su cuenta a ocho) antes de quedar fuera del resto del torneo por lesión.
En México-1970, su último Mundial, Pelé convirtió una vez ante Checoslovaquia y dos veces ante Rumania, en la primera fase, y uno de los goles brasileños en la victoria sobre Italia en la final.
Nacido en Marruecos en 1933, el francés Fontaine logró anotar nada menos que 13 goles en una única Copa del Mundo, en Suecia-1958, un récord que difícilmente llegue a ser batido algún día.
El mayor artillero de todos los tiempos en Copas del Mundo continúa siendo el legendario alemán Gerd Müller, el “Bomber der Nation”. Con 68 goles en 62 partidos internacionales, el “Bombardero” anotó 10 veces en México-1970 y convirtió otras cuatro en Alemania-1974, para sumar 14