El Deportivo

Denis Morales y la Profesional

Fue el primer rivense que militó en el Bóer tricampeón de la Primea Liga Profesional

Lesber Quintero

RIVAS -El departamento de Rivas ha sido, desde hace rato, una verdadera máquina productora de jugadores de béisbol de alto rendimiento, pero pocos son los que se han dado el lujo de jugar en la primera fase de béisbol Profesional que se desarrolló en las décadas de los años 50 y 60. Uno de estos rivenses es el otrora pelotero Pedro Denis Morales, quien militó en el Bóer tricampeón de esa época.
Este destacado ex pelotero sureño tuvo la dicha, no sólo de participar en la Liga Profesional de esa época, de jugar a la par de peloteros que luego militaron en las Grandes Ligas, como es el caso de George Scott, quien llegó a ser cuarto bate de los Medias Rojas de Boston, entre 1968 y 1970, y Harry Simpson, que jugó la primera base de los Yanquis de Nueva York. Ambos peloteros fueron compañero de equipo de Morales, cuando militaba en el Bóer de aquellos años inmemorables, cuando fue campeón en los años de 1965-1966.
Hoy, este sureño, nacido en 1936, sólo se satisface con recordar aquellos grandes momentos del béisbol profesional, y como apoyo de esos años cuenta en su propia casa de habitación ubicada en San Jorge, con una vasta hemeroteca deportiva, que es adornada por un sinnúmero de fotografías de jugadores de esa época, recortes de notas deportivas de periódicos, álbumes y trofeos.
Según Morales, él comenzó a jugar nuestro pasatiempo favorito cuando tenía 14 años. En ese entonces jugaba en las ligas escolares y representaba al Instituto Rosendo López, de la ciudad de Rivas. Para 1958 llegó al béisbol de Primera División, al ser parte del team “Cabo Mejía”, de la ciudad de Managua, y según sus palabras ése fue su único año en esa categoría, ya que al año siguiente fue llamado a ser parte del equipo Cinco Estrellas de la Primera Liga Profesional, que se jugó en nuestro país desde 1956 hasta 1966.
No obstante, los mejores años de Morales en esta Liga los tuvo con el equipo Bóer, del cual fue miembro desde 1959 hasta 1966. En ese período, Morales fue el segunda base titular del conjunto indio y en ese trayecto gozó de los tres títulos que consiguió el Bóer y de su título de carreras empujadas. Asimismo, se siente orgullo de haber sido dirigido por Johnny Peski, quien llegó a ser mentor de los Medias Rojas de Boston.
“En todo ese período tuve la dicha de jugar a la par de grandes peloteros de nuestro país y del extranjero, los que luego llegaron a ser parte del béisbol de Grandes Ligas, tal es el caso de los nacionales Duncan Campbell, Alejandro Canales, Willie Hooker y Wallace Howel, y en el caso de extranjero que luego obtuvieron la ciudadanía nicaragüense están Argelio Córdova, y Antonio Díaz, conocido como ‘Copa Castillo’”, comentó.
Profesionales separados de los amateurs
Según Morales, en esos años la Liga Profesional estaba totalmente separada del béisbol aficionado, lo cual no sucede ahora, ya que los mismo peloteros juegan en ambas Ligas, algo que, según Morales, en ese entonces era incompatible, ya que al jugador de la Liga Profesional se le prohibía estar cerca del béisbol amateur y hacerse la idea de militar en un team.
Otra de las cualidades de la Liga Profesional de su época es que, según él, en ese entonces los peloteros extranjeros demostraban su calidad, ya que asegura que después de ahí los miraban en las Grandes Ligas, a lo que agrega que había vergüenza deportiva.
Entre sus logros destaca el ser uno de los peloteros rivenses en participar en la Liga Interamericana de Béisbol Profesional que se realizó entre 1962 y 1963, en Panamá. En dicho evento participaron conjuntos de Puerto Rico, Venezuela, el anfitrión y Nicaragua.
Después de que la Liga Profesional despareció en 1967 Morales dice haberse alejado de los estadios, ya que, según él, no le permitían jugar en la Primera División.
Años después se trasladó a los Estados Unidos, dónde laboró por más de dos décadas, pero allí se ligó nuevamente al béisbol, y en esa ocasión como mentor.
“Allá dirigí a equipos de la Liga Nicaragüense de Béisbol que se juega en Estados Unidos desde 1987.
Ese año debuté dirigiendo al team “Duncan Campbell” y por fortuna conquistamos el primer campeonato”, comentó Morales, al momento en que se hacía acompañar del trofeo de Campeón que le entregaron.
En la actualidad, todos los méritos que consiguió Morales en el béisbol le fueron reconocidos por su pueblo en 1999, año en que fue llamado a ser parte del Salón de la Fama del Deporte Rivense.
En esta nueva fase de su vida, Morales aún guarda su pasión por el béisbol, pero ahora este deporte lo combina con los juegos de gallos, prueba de ello es que frecuentemente se le ve con sus ejemplares en las galleras, en su casa tiene crianza de estas aves, y tiene su hemeroteca que reseñan su pasaje por el béisbol profesional de su épocan