El Deportivo

Hay que trabajar en el semillero

Enrique Gasteazoro, preocupado por el desarrollo del béisbol juvenil

Martín Ruiz

Aunque está notablemente rebajado de peso, Enrique Gasteazoro no pierde la sonrisa ni el entusiasmo por la Liga Profesional. Está concluyendo su segundo período en la presidencia, que pasará a manos del San Fernando, dirige la Liga Juvenil y también está en campaña electoral. Pero mantiene firme su propósito de contribuir al desarrollo del béisbol, especialmente desde las Menores, para que se garantice su futuro.
“Estamos listos para inaugurar el 13 de octubre. Se está trabajando duro para garantizarles a los equipos una solidez financiera a través de apoyo a la Liga, por medio de patrocinadores institucionales de forma tal que les garantice la operatividad a los equipos. Una de las razones por las que pensamos que no es momento de expandirse es la difícil situación económica; no estamos preparados para más de cuatro equipos, ni técnica ni financieramente, en este momento”, dijo Gasteazoro.
“Espero que este tercer año sea mejor. Siempre hemos hablado de un proceso, especialmente de 3 a 5 años, así que el tercer año va a ser importante para estabilizarnos, para mejorar, ir paso a paso, y espero que en el año quinto hayamos logrado pasar a la siguiente etapa, a un mejor nivel. Yo sí estoy muy contento. Se han firmado peloteros, más de 10, en juvenil y la grande; eso es muy interesante y MLB nos va a ir conociendo más”, dijo.
Expuso, además, que los mejores promotores de la Liga Profesional son los extranjeros que han participado y comprobaron el nivel de juego que se tiene. Sus comentarios influirán para que se aumente el número de competidores y eso mejorará la calidad de la Liga. Uno de ellos es el mismo Ambiorix Concepción, quien está destacando en Clase A fuerte de los Mets, cuyos dirigentes estiman que eso se debe al trabajo que hizo aquí en la Liga invernal, con el Chinandega.
“Tenemos que balancear. La idea es que tengamos un nivel Doble A, que traigamos más gente Doble A y tal vez uno que otro estrella Triple A o un grande ligas, para meterle salsa a cada equipo, pero la inmensa mayoría debe ser clase A fuerte, prospectos Doble A tipo Ambiorix Concepción, Wilson Batista, tipo Walter Sevilla, muchachos que están con un mundo por delante y con ganas de trabajar duro para sobresalir en sus organizaciones”.
¿Y qué hacer con nuestros peloteros?
“Mi única preocupación es que se van haciendo viejos cada año, igual que todos nosotros; pero los “caballetes” muchos están a dos, tres años de llegar al fin de su vida profesional. Por eso está el trabajo de los semilleros y ojalá que sea un simple rumor eso de que nos quieren impedir que haya ligas juveniles patrocinadas por nosotros, porque creo que ahí hay que enfocarse. Si no invertimos en el béisbol juvenil, no va a haber reemplazo de los grandes peloteros que hemos tenido. Pero hay que meterle duro al béisbol juvenil, infantil y a todo ese semillero para que pueda nutrir no sólo al béisbol profesional, sino a las ligas de Feniba, a la Selección, a otros equipos. No todos van a llegar a ser Grandes Ligas, pero del semillero se va a generar una buena cantidad de peloteros nuevos, creando la nueva generación de béisbol en Nicaragua”n