El Deportivo

Cuenta más lo que se hace en el terreno


SAN LUIS / ESPNdeportes

Albert Pujols defendió a Barry Bonds al decir que respeta los logros del jonronero de los Gigantes de San Francisco.
Pujols estaba de regreso en la alineación de San Luis tras una fea caída, y se sentía lo suficientemente bien como para hablar de la creencia general de que la carrera de Bonds tras la marca de Babe Ruth está teñida por las acusaciones del uso de esteroides. Bonds empató a Babe en el segundo lugar, detrás de Hank Aaron. Pujols también se dirigió a aquellos que lo han perseguido desde que comenzó su carrera en las Grandes Ligas en 2001, chapuceándolo acerca de su edad.
El Jugador Más Valioso del año pasado en la Liga Nacional dijo que las personas han sido “demasiado duras” con Bonds.
“Sé que probablemente cometió errores en el pasado, pero denle un respiro”, dijo Pujols. “Respeten los promedios que logró en su carrera”.
Pujols también se siente bajo sospecha, porque la gente no cree que tenga sólo 26 años.
“¿Saben cuántas veces escucho --y estoy harto de que lo digan-- que no tengo 26?”, dijo Pujols. “Sé cuantos años tengo y que no utilizo ninguna de esas cosas malas que las personas dicen que uso”.
Pujols dijo que en el ambiente de hoy, los jugadores parecen culpables hasta que se prueban inocentes.
“La gente habla. Ése es su trabajo, escribir algo estúpido sin investigar”, dijo. “Como Barry, las personas hablan de él, pero no saben nada de él. Hablan para hacerlo sentir un mal tipo. Primero prueba tus acusaciones, y luego escribe lo que quieras. Pero mientras tanto déjenlo tranquilo”.
Pujols agregó que las Grandes Ligas pueden someterlo a un análisis de dopaje “cuando quieran”.
“No necesito ese tipo de cosas para ayudarme en el juego”, dijo. “No necesito hacer nada que no haya hecho en el pasado o que esté haciendo ahora”.
“Por el momento estoy conforme con mi carrera y con lo que he logrado en ella, y no necesito nada extra”.
Pujols, quien hasta el viernes lideraba las Grandes Ligas con 21 jonrones y 53 carreras remolcadas, recibió un fuerte golpe el martes y estuvo más dolorido que de costumbre, pero resuelto a seguir jugando.
“Estoy un poco golpeado”, dijo Pujols. “Pero cuando esté allí afuera haré lo mejor posible y me olvidaré de cualquier dolor que esté sufriendo”.
No mucho después del retraso por lluvia de 101 minutos el martes por la noche, Pujols se resbaló con el plástico del logo que se había puesto muy resbaladizo, cuando corría tras un elevado de José Reyes cerca del dugout de los Cardenales en la novena entrada.
Pujols dijo que había pensado que tendría problemas con el logo justo antes de resbalarse. Cayó de espaldas con fuerza y permaneció en el suelo por varios minutos antes de decidir quedarse en el juego.
“Justo antes de pedir la bola supe que iba a pisarlo, creo, y supe que me traería problemas”, dijo Pujols. “Esas cosas suceden. Me alegro de que sólo tuviera que suceder una vez para que lo quitaran”.
Pujols dijo que el golpe más fuerte fue en la espalda superior, también oyó sonar su cuello, pero de alguna manera logró no golpearse la cabeza también.
“Podría haber sido peor”, dijo. “Me podría haber quebrado el cuello. El Señor me estaba cuidando”.
Pujols ya tenía problemas en la espalda antes del accidente. Se ausentó a un solo partido en la temporada a principios de mes, debido a una lesión en la espalda inferior.
“Esto no ayuda”, dijo el entrenador Barry Weinberg. “Incluso alguien con la espalda sana hubiera estado muy adolorido hoy. Así que no me sorprende que sienta dolor”.
El manager Tony La Russa, quien ha estado irritable estos días --ya que siente que Pujols recibe demasiada atención--, parecía creer que los reporteros estaban interesados en la condición de Pujols por su estatus de estrella.
“No me preocupa más por ser Albert”, dijo La Russa. “Así que tal vez deberíamos quitar a todo el equipo del campo luego de retrasos por lluvia y perder” 