El Deportivo

“La NBA ya no es inalcanzable”

Manu Ginóbili, jugador de los Spurs de San Antonio

Málaga / El País
La brillante progresión que el escolta argentino Manu Ginóbili (Bahía Blanca, Argentina, 28 años) ha tenido en los últimos años tiene ya correlato en un palmarés envidiable: dos anillos de la NBA, un oro olímpico, una euroliga y un subcampeonato del mundo. Ginóbili ha pasado unos días en Málaga en el campus de Bancaja antes de incorporarse a la selección argentina que disputará el campeonato del mundo de Japón en el que asegura que Estados Unidos, España y Lituania serán sus principales rivales para conseguir el título.
Pocas veces un jugador extranjero en la NBA ha tenido tanto protagonismo en un equipo puntero como usted en San Antonio.
Ha sido gradual, tanto Tony (Parker) como yo nos lo fuimos ganando poco a poco. El hecho de ganar el campeonato en el primer año fue clave para ganar confianza de nuestros compañeros y del cuerpo técnico. Luego fue cuestión de poner el talento y las habilidades de uno al servicio del equipo. Lo que he hecho bien es adaptarme, tratar de progresar y de convencer al entrenador de que era lo que el equipo necesitaba.
¿Fue duro el cambio?
El primer año fue bastante duro, sobre todo la primera mitad, no sólo por la adaptación y por todo un ambiente nuevo, sino porque llegué un poco lesionado y me costó coger el ritmo. Pero caí en un lugar ideal para trabajar, siempre me han tratado muy bien, han confiado mucho en mí y es un ambiente mucho más familiar de lo que uno espera de un equipo de la NBA. No hay recetas ni secretos, quizá es que llegué al lugar justo en el momento indicado.
¿Qué es lo que más le ha costado en la NBA?
Lo que más cuesta es el ritmo tan constante de partidos, porque hay poca recuperación, sobre todo si juegas muchos minutos, varios partidos y viajes constantes, es duro para el físico.
Este año, San Antonio se quedó en las puertas de la final del campeonato. En el séptimo partido con Dallas usted falló un tiro decisivo en los últimos segundos. ¿Se le dan muchas vueltas a esa circunstancia?
Fue una serie durísima entre dos de los tres mejores equipos del campeonato. Al final, un tiro, un rebote o una decisión arbitral son detalles que hacen que ganes o pierdas la eliminatoria, no podemos ser derrotistas y decir que fue un fracaso. Dallas lo mereció.
¿Pero le sigue rondando por la cabeza?
Piensas en el tiro fallado porque hubiese cambiado todo y muy posiblemente podríamos haber sido campeones de nuevo. Pero también con un tiro acertado en el quinto partido nos metimos en la final el año pasado. El deporte es así y hay que saber entenderlo.
La NBA tiene cada vez más abiertas sus puertas a la incorporación de jugadores extranjeros de otras ligas. Por ejemplo, este año se estrenan dos españoles más (Sergio Rodríguez y Jorge Garbajosa).
Ya no es algo inalcanzable, hay jugadores de muchos países. Ahora es ya más un objetivo que un sueño o una utopía, es una liga mundial, y eso es bueno para todos.
Usted ha jugado en Europa y en la NBA, en ambas ha sido campeón. ¿Comparte con Divac que en Europa se mantiene la esencia del juego?
La diferencia más grande es que en la NBA se utiliza mucho más el talento y lo atlético, se usan muchos aclarados para que jugadores como Lebron James o Kobe Bryant aprovechen su ventaja. En el ámbito FIBA hay más elaboración, sistemas, bloqueos y jugadas más largas, todo es más cerrado. No sabemos cuál es la esencia del juego, son estilos distintos, cada uno dirá que el suyo, pero los dos son apasionantes.
¿Cómo ve a los españoles en la NBA?
El hecho del éxito de Pau ha abierto muchas puertas. En los Juegos Olímpicos se vio una gran selección española, y hoy por hoy España está entre los cuatro o cinco mejores equipos del mundo, es lógico que se mire a la liga ACB. Seguirán llegando más jugadores, seguro.
Donde hay un incuestionable protagonismo argentino es en la liga española. Scola ha sido mejor jugador dos años consecutivos, Priggioni lo fue de la Copa del Rey, y Pepe Sánchez y Walter Herrmann campeones este año.
Hasta 1998 o así no había jugadores, más allá de Nicola que fue el precursor. Venir a la liga española ha permitido al baloncesto argentino desarrollarnos un poco más en un nivel superior. La ACB se ha convertido en el objetivo de la mayoría de los chicos, se ha vuelto muy popular, porque la NBA se ve más lejana, y se sueña con dar el salto.
Después del subcampeonato del mundo y del oro olímpico, Argentina debe ser clara favorita en Japón.
Por ese palmarés, lógicamente sí. Estados Unidos, España, que causó una gran impresión y Lituania, que siempre es un gran equipo, creo que somos los cuatros favoritos, pero en los Juegos Olímpicos Italia acabó jugando la final, lo importante en este torneo es jugar bien el partido clave, estar muy atentos, porque cualquiera puede ganar un partido.
Lleva varios años dedicando parte de sus vacaciones a participar en campus y a tareas solidarias.
Llevo tres años haciéndolo, es algo que me gusta si el tiempo lo permite. Yo de chico iba a los campus, entonces sólo teníamos oportunidad de ver a jugadores de la liga argentina, y lo disfrutaba muchísimo. Trato de hacer lo mismo, creo que para los chicos puede ser muy útil conocer la experiencia de alguien que nació como ellos y estuvo en la misma situación. Es un provecho para todosn
EMANUEL GINÓBILI #20
Equipo: San Antonio Spurs
Posición: Escolta
FDN: 29-07-1977
Altura: 1.98m/6,6
Peso: 95.3 kg/ 210 lb
País de Origen: Argentina
Años en la NBA: Cuatro
DATOS PERSONALES:
THabla fluidamente español, inglés e italiano.
TDisfruta todo tipo de música, pero tiene preferencia por los ritmos latinos.
TEs un gran fanático del Internet, tiene su propio sitio: www.manuginobili.com.
TEntre sus películas favoritas están ‘Sixth Sense’ y ‘Forrest Gump’.
TSu ídolo de infancia fue Michael Jordan.
TSus hermanos, Leandro (33) y Sebastián (31), han jugado baloncesto profesionalmente.
TEn el verano de 2004 se casó con Marianela Orono.