El Deportivo

¿Un torneo más equilibrado?


Emir Alfaro

Al contrario de años anteriores, cuando el fútbol nacional de primera categoría se limitaba a dos o tres equipos fuertes, otros tres “regulares” y los demás peleando en el fondo de la tabla, para el Campeonato Nacional de Fútbol de Primera División 2006-2007, que inició ayer en cinco sedes del país, hay mucha expectación por otros clubes que podrían meterse en la pelea. Los siempre favoritos Diriangén y Real Estelí se dan a la tarea de reforzarse en el “tiempo muerto”, buscan opciones en el fútbol local y luego terminan de consolidar sus equipos con algunos jugadores internacionales. Este año, Diriangén contrató a uno de los jugadores extranjeros de mayor proyección, el volante Hugo Silva, ex América, quien dejó muy buenos antecedentes en el club capitalino.
Silva no se cambió de equipo sólo por dinero. El argentino busca proyección internacional, y eso lo tendrá con los Caciques, que otra vez jugarán la fase preliminar de la Copa de Equipo Campeones de la Uncaf.
La llegada de Silva le dará mayor creación al Diriangén, sector en que lució muy pobre en el último torneo, además es un jugador que hace goles y podrá darle mayor proyección ofensiva.
Pero los Caciques perdieron a elementos valiosos como Carlos Alonso, quien regresa a Chinandega para jugar con el Scorpion, y el somoteño Miguel Sánchez, que vestirá la camiseta que le vio crecer futbolísticamente, como es la del Real Madriz.
Por su parte, el Real Estelí logró varias contrataciones que darán más goles, en teoría, y más ofensiva. Llegó Wilber Sánchez, que se unirá a Rudel Calero y David Martínez, creando un tridente de miedo. Lograron retener a los argentinos Víctor Sánchez y Néstor Holweger, y en la media cancha se unirá a Mario Morales, quien luego de un año con el Real Madriz, regresa nuevamente a las filas del Tren del Norte, y el chinandegano Samuel Wilson.
Además, se habló de la contratación del chavalo Carlos Peña, del Real Madriz, pero sería una lástima si se viste de rojiblanco, porque no tendrá opciones de jugar con una media cancha como la esteliana, igual que sucede con el arquero Oscar Arroyo, quien nuevamente fichó con el equipo con el que sólo jugó un partido hace dos campañas. Al menos en el papel, no parece que el Real Estelí tenga problemas para llegar a las siguientes etapas del torneo local, y luce fuerte para la exigente Copa de Campeones.
Otro club como el América, siempre piensa en la juventud como base principal de su equipo, y para esta temporada sumó al habilidoso y peligroso Jarock Alemán, ex Masatepe.
El año pasado, los Diablos Rojos se quedaron a la orilla de las semifinales, y siempre son considerados como luchadores y animadores del torneo nacional, más con la contratación de los argentinos Francisco Avechoco y Cristian Medina, y la supuesta llegada del mexicano Bernardo Amaya.
El Scorpion de Chinandega es otro club que se reforzó bastante bien para este campeonato.
Además de Carlos Alonso, contrataron a los argentinos Carlos Martino, ex jugador del Walter Ferreti, y recontrataron a su compatriota Gabriel Álvarez, más el hondureño Víctor Carrasco, ex Masatepe.
Ellos, junto a los elementos jóvenes del conjunto chinandegano, que ya se colaron a una semifinal el año pasado, tratarán de mantener el nivel de juego de los “arácnidos”.
Masatepe perdió a Carrasco y a Juan Carlos Vílchez, pero mantiene a Hamilton West, Ezequiel Jerez, sumó a Miguel Cruz y David Solórzano, y los argentinos Luciano Gamboa y Carlos Alberto Gómez.
Está además el Deportivo San Marcos, que regresa a la máxima categoría del balompié nacional con nuevos bríos, de la mano de viejos jugadores.
El título de Segunda División el San Marcos lo consiguió gracias a la actuación del hondureño Alejandro Mejía, y a él se le sumó el catracho César Salandia, quien es muy seguro que continúe en el club canario.
El Real Madriz, luego de una mala temporada, al parecer quiere retomar el nivel de fútbol mostrado en otros torneos.
Con el regreso de Miguel Ángel Sánchez, el hondureño Luis Balladares, sublíder de goleo del Apertura el año pasado, tendrá más opciones de ataque, ya que en la temporada anterior lució muy solo.
También estará Juan Carlos “Coca” Vílchez en la defensa, y algunos ex jugadores jalapeños como Jairo Soza, más los jóvenes como Enoc Salgado y la experiencia de Santiago Irías en el arco, podrían hacer de un club peligroso esta temporada.
Otros equipos como el Walter Ferreti anunciaron contrataciones de jugadores extranjeros, sobre todo mexicanos o argentinos, además de jóvenes que se mezclan con la experiencia de otros como Héctor Pérez y Mario Gastón, que le darán consistencia, pero no entrarán en los primeros puestos al menos que lleguen más refuerzos de los que consiguieron el año pasado.
Jalapa perdió a varias figuras importantes, pero tiene la facilidad de encontrar jugadores hondureños de calidad, aunque eso no fue suficiente la campaña anterior, cuando terminaron en la mitad de la tabla.
Cierra la tabla Bluefields, quien se inscribió a última hora, y al menos de inicio, se ve complicada su permanencia en la máxima categoría del balompié nacional.