El Deportivo

Riley reivindicado

Hizo ajustes, y los Heat han respondido con su juego de conjunto

Miami, EU / EFE, ENH

Si había alguien que sintió doble satisfacción con el triunfo y la clasificación de los Heat de Miami para jugar las finales de la Conferencia ése no fue otro que el entrenador Pat Riley, quien admitió que el logro había sido gracias al gran juego de equipo.
“Es cierto que Dwyane Wade hizo las jugadas decisivas con su triple y robo de balón en los dos últimos minutos, pero la gran victoria ha sido de todo el equipo durante la serie”, declaró Riley después que los Heat vencieron por 106-105 a los Nets de Nueva Jersey en el quinto partido y ganaron 4-1 la eliminatoria al mejor de siete.
Riley, que arriesgó todo su prestigio profesional con la decisión de volver al banquillo para dirigir a un equipo que él mismo había reconstruido durante el descanso de verano, no se sintió defraudado, y por segundo año consecutivo disputará el título de la Conferencia Este.
“Es algo importante que pudiese completar la remontada de 12 puntos con un triunfo”, destacó Riley. “Sabía que iba a ser una final muy reñida, y no me equivoqué”.
Los Heat tuvieron que completar la mayor remontada en la historia del equipo durante la competición de la fase final para convertirse los sextos en 20 temporadas que después de haber perdido el primer partido de la eliminatoria consiguen vencer en los cuatro siguientes y logran la clasificación.
“Dwyane hizo la jugada”, destacó Riley. “Fue a buscar el balón sacado por Jason Kidd, estaba en el área, el largo brazo le ayudó y la alejó de Vince Carter para que hiciese el tiro final, siendo un final perfecto”, agregó Riley.
Wade, que aportó 21 puntos después de anotar 7 de 19 tiros de campo, reconoció también que su intención no era robar el balón, sino con un segundo hacerle difícil a Carter el posible tiro a canasta.
“Todo está ya escrito, pero la realidad es que mi mano pudo llegar al balón y nos ayudó”, comentó Wade. “Ahora debemos pensar en el futuro”.
El mismo objetivo tiene el pívot Shaquille O’Neal, que aportó 17 puntos y jugó en favor del equipo para buscar el triunfo.
“Hicimos lo que deseábamos conseguir”, destacó O’Neal. “El próximo objetivo es lograr otros ocho triunfos más”.
Aunque O’Neal reconoció que el equipo no jugó con la misma energía que en otras ocasiones, dijo que sí tuvieron la suficiente concentración y enfoque en el partido para ganar.
Mientras que el alero Udonis Haslem, que volvió a ser la figura en la defensa con 10 rebotes y ocho puntos, también destacó el juego de equipo.
“Somos un equipo”, declaró Haslem. “Como he dicho todo el año, hemos tenido bajas y altas, críticas, lesiones, multas y expulsiones, y todo el ambiente que rodea a la competición, pero dentro de la plantilla siempre ha existido la unidad y el espíritu de equipo”.
Esperan buen cierre
Todavía Riley no piensa en la corona de la NBA e insiste en que su única preocupación es preparar a sus muchachos para el siguiente reto, pero tampoco olvida que desde hace 18 años no levanta en sus brazos un trofeo de campeón.
Esta versión de Miami no es muy parecida a aquella de los Lakers de Los Ángeles, con la cual ganó cuatro campeonatos hace dos décadas y, sin embargo, Riley está convencido de que goza de las mismas posibilidades de llegar a lo más alto de la liga.
‘’Absolutamente, creo que este grupo de jugadores reúne el talento suficiente para regalarle un título a Miami’’, indicó Riley. “No tengo que tomarme el trabajo de motivarlos, porque ellos saben lo que significan los playoffs. Estamos en la antesala de algo muy grande. Yo mismo me siento rejuvenecido a un momento como éste’’.
Sin duda, éste no es el mismo Riley que dejó el timón del Heat en manos de su entonces pupilo Stan Van Gundy, porque, según sus propias palabras, “había perdido esa fuerza interior que ayuda a conducir a un equipo’’.
Tras toda la saga que provocó la renuncia de Van Gundy y el retorno de Riley, el dirigente siente que ésta es una oportunidad única para consolidar una trayectoria que ya desde antes era digna del Salón de la Fama 