Deportes

Una fuerte amenaza

Entre los cátcheres

— Edgard Rodríguez C. —

Bob Boone y Rick Dempsey entre otros, tuvieron el espacio para;
construir sus carreras en las Mayores a base de mascoteo.. Sin;
embargo, desde la genial aparición de Johny Bench esa posición;
fue redefinida y cambiaron los patrones para medir el talento.;


Ellos deben defender bien y tirar potente, como siempre, pero;
además, batear fuerte y hasta correr, como Iván Rodríguez, el;
fenómeno que tienen los Rangers detrás del plato, quien trata;
de convertirse en el primer receptor 30-30 de la historia. ;


Nuestro medio se mueve sobre esa perspectiva. A los cátcheres;
se les mide entre antes y después de Vicente López, "el Johny;
Bench nica", como se autonombró una tarde en el Canal 6... Y;
esa vez, nadie frunció el ceńo. Más bien hubo una aprobación. ;


Y desde que Vicente salió de circulación, el mejor receptor ha;
sido Julio Vallejos... Hemos tenido buenos cátcheres como;
"Cacho" Téllez, Barberena, Vanegas, Chavarría, Cruz Ulloa y el;
mismo Guzmán pese a que estuvo constantemente bajo escrutinio.;


El chavalo de la película ha sido Vallejos pese a la presencia;
bien cercana de Marlon Abea, sin duda el más completo de todos;
los enmascarados del país. Ellos han mantenido un duelo que se;
enciende en cada campańa y en la que viene no habrá excepción.;


Sin embargo, en la próxima liga ese duelo tendrá otro factor;
estimulante: el crecimiento de Adolfo Matamoros, quien se ha;
convertido en una amenaza para ambos, pese a su carencia de;
experiencia y su extrema juventud, pero va en ascenso y veloz.;


Ahora que se le brindó un espacio más amplio, Matamoros fue;
capaz de cargar con la responsabilidad titular en Chinandega.;
Y lo mejor fue, que aparte de ratificar el poder de su brazo,;
mostró las uńas con el bate y se desplazó raudo en las bases. ;


Adolfo debe ir a la temporada de consolidación de su carrera.;
Tiene las herramientas para conseguirlo y un deseo llamativo;
por impresionar en cada ejecutoria. Juega con un fuego dentro;
tremendo y en su estadía con el Bóer fue capaz de contagiar. ;


Desde luego, Vallejos y Abea siguen varios pasos adelante. Eso;
no está bajo discusión. Vallejos tiene un rifle por brazo y su;
bate es una amenaza permanente. Abea hace de todo bien, menos;
correr a toda velocidad, pero le pega con poder a los envíos. ;


Matamoros es un muchacho en construcción, pero con hambre por;
destacar. Se ha situado encima incluso de Martín Alemán, quien;
sigue siendo un tremendo a la defensa y buen bate bajo;
presión, pero ha perdido espacio y tiene que rescatar su;
carrera ahora. ;


No hay que perder de vista a los chavalos Carlos Avilés y Juan;
Diego Cubillo, quienes están listo para fajar con la tribu en;
ese rol tan clave en un equipo. Rivas tiene un joven llamado;
Harry Pérez, que va a dar que hablar. Tiene un brazo poderoso.;


Pero son muchachos para el futuro. El presente aún sigue en;
poder de Vallejos y Abea, con la presión de Matamoros. Ya lo;
verán.