Deportes

Los Padillas, firmes

En outfield

— Edgard Rodríguez C. —

No se capta ni pizca de alarde cuando Ramón Padilla habla del outfield de la selección nacional... Eso sí, está claro de su capacidad y de la necesidad de pelear para evitar sobresaltos. ;

;
"No sé, pero creo que las rayas ya tienen dueńo. Una es de mi hermano Reynaldo y la otra mía", seńala el jardinero mientras esboza una sonrisa, después de una ardua sesión de prácticas. ;

;
Desde 1986 cuando viajó a los Centroamericanos de Guatemala, salvo leves interrupciones, Ramón ha estado en el righfield de la selección y se siente estimulado por extender su estadía. ;

;
"Ya tengo algunos ańos aquí y eso me llena de orgullo, pero cada vez que vengo, en mi mente tengo claro que lo hice en el pasado no me sirve mucho, tengo que volver a pelear", dice. ;

;
Padilla es por mucho, el mejor jardinero del país. Su juego no es de altibajos. Cada día está listo para realizar engarces formidables y tiros espectaculares, mientras truena su madero. ;

;
"La clave en uno es la madurez. Tus facultades pueder mermar, pero la experiencia te permite contrarrestar esos asuntos y podés seguir desempeńado una buena labor", seńala el sureńo. ;

;
Para Ramón es gratificante tener a su hermano al otro extremo del outfield. Reynaldo parece no tener sombra para adurńarse de ese sitio y la única intriga real está en el centerfield. ;

;
"He visto crecer a Reynaldo y eso me alegra. Se ha empeńado y hemos hablado acerca de que no tenemos que dejarnos quitar las rayas del outfield. Esas son de nosotros", insiste el rivense. ;

;
Tras debutar en los Juegos de Honduras, Reynaldo brilló con luz propia en 1998 y con características parecidas a Ramón: juego fuerte, bate caliente, poderoso brazo y manos seguras. ;

;
"Los dos estamos claros que no estamos fijos, pero la idea con que venimos aquí, es la de demostrar que somos los dueńos de las rayas. Los demás que se peleen por el center", sostiene. ;

;
Lástima que a Alberto nunca le dieron un chance real pero a lo mejor la selección alguna vez habría tenido a tres hermanos en el outfield, como una vez los tuvo San Francisco con los Alou. ;

;
Pero bien, dos es una buena representación. ;
;