Deportes

No merecí el ascenso

A las Grandes Ligas

— Edgard Rodríguez C. —

En el momento de mayor éxtasis en la campańa, Mark McGwire saludó;
uno a uno a todos sus compańeros de equipo. Incluso a J.D. Drew,;
ascendido a las Mayores en horas de la tarde de ese 8 de;
septiembre. ;

Entre esos compańeros que estrechaban la mano al nuevo rey de los ;
cuadrangulares, debió estar el nicaragüense Juan Muńoz. En lugar;
de eso, el pinolero observó las imágenes desde su casa por TV. ;

"Fue un instante que todos hubiéramos deseado. Sin embargo, no se;
pudo y lo importante es ver hacia adelante", seńala el nica desde;
Miami, donde ha vuelto a reunirse con su familia tras la campańa.;

Muńoz debió ser convocado a las Grandes Ligas. Estaba en la lista;
de 40, pero un bajón en su accionar a última hora le arrebató esa;
posibilidad mientras San Luis hacía modificaciones en sus planes.;

"Mira, objetivamente no merecí ser ascendido. No acumulé méritos.;
Subieron a quienes brillaron más que yo y creo que ha sido justo.;
Sin embargo, he aprendido mucho y llegará mi chance", dice Juan. ;

Después de iniciar con Arkansas durante un breve espacio, Muńoz;
fue promovido al Memphis y cerró con 268 puntos, debido a 107;
hits en 399 turnos, con 4 jonrones y 44 remolques, más 9 robos. ;

"No fue consistente en mi bateo. Tuvo demasiados altibajos y mi;
número de extrabases fue pobre. Eso llevó a la organización a la;
conclusión de que aún no estoy listo. Y tienen razón", admite. ;

Aunque todavía no decide si volverá a unirse con los Caribes de;
Oriente en la Liga Profesional de Venezuela, Juan ya tiene una;
idea precisa de lo que debe mejorar para subir a las Mayores. ;

"Hasta después que la campańa ha pasado uno precisa sus fallas.;
Debo ponerme más fuerte físicamente y conseguir más serenidad al;
batear. Tuvo muchas precipitaciones y eso resultó grave", dice. ;

Sin embargo, lo más curioso de todo, es que Juan no está con su;
estusiasmo perturbado después de la decisión de San Luis. Quizá;
porque en el camino adquirió consciencia de lo bajo de su labor. ;

"A menudo no pienso si seré promovido o si me mantendrán abajo. ;
Trato de enfocarme en mi trabajo donde me encuentre, porque lo;
demás no lo puedo controlar. Pero no estoy desanimado", asegura. ;

Muńoz tiene 24 ańos, dos más que los de David Green cuando hizo;
su debut y exactamente los mismos de Marvin Benard cuando subió a;
la gran carpa. Así que está en el momento, al menos eso creíamos.;

"No estoy desesperado y mi motivación no está afectada. Así que;
si mi mente anda bien, debe registrar un buen ańo y quizá logre;
modificar ciertos criterios en la organización", sostiene Juan. ;

De este modo, la posibilidad de ver a un séptimo nica en las;
Grandes Ligas, ha sido pospuesta. San Luis no subirá a Muńoz este;
ańo. Veremos si acumula méritos para hacerlo el próximo. ;

Así que mientras sus compańeros saludan a McGwire, el artillero;
que hace historia con los Cardenales, Muńoz sigue esas huellas a;
través del ojo "inconvexo" de la TV desde su casa en la Florida. ;