Deportes

Solo diez "ases"

Moya al frente

— Gerald Hernández —

En la temporada anterior solamente el siniestro cubano Alberto;
Torres Chacón lanzó debajo de 3.00 de efectividad. Ahora imaginen;
a alguien en nuestra liga con promedio de menos de una carrera;
permitida por juego, tal vez Greg Maddux con el infield de San;
Fernando como soporte.;


Aún muchos antes que el bateo saltara a niveles incontrolables,;
los carabineros de menos de 1.00, hasta ya estaban retirados del;
juego. El último caso de estos dinosaurios fue Claudio Ulloa hace;
13 ańos. ;


Ulloa, un prospecto sureńo que nadie sabe porque se desvaneció,;
logró una impresionante efectividad de 0.98 en la campańa del 85;
con el Rivas. Ese ańo, Ulloa permitió solamente 11 carreras;
limpias en 101 episodios.;


Son apenas 10 brazos quienes han estado toda una temporada;
instransitables hasta terminar con porcentaje de carreras limpias;
menor que una por duelo desde 1970: Angel Dávila, Sergio Lacayo,;
Antonio Chévez, Porfirio Altamirano, Pablo Alfaro, Franklin;
Pérez, Ramón Caballero, Julio Moya, Iván González y Claudio;
Ulloa.;


La marca más impresionante de nuestro béisbol es el 0.14 de Moya;
con los leones de 1984. Este macabro felino permitió;
increíblemente sólo 2 limpias en 128 capítulos y un tercio,;
incluyendo una hilera de 93 entradas y un tercio sin permitir;
anotaciones limpias. El Bóer le hizo las únicas dos limpias a;
Moya, y con dos outs en un octavo episodio. ;


El primer tirador de la era moderna que lanzó debajo de 1.00, fue;
Angel Dávila (0.93) en el 70 con el Chinandega.;


Una de las batallas más impresionantes por el liderato de;
efectividad fue la de 1973, cuando Pablo Alfaro del 5 Estrellas;
con 0.81 superó a Porfirio del Bóer-Victoria, quien terminó con;
0.97, perdiendo la posibilidad de ganar la triple corona del;
pitcheo. ;


Ese mismo ańo, pero en la Liga Roberto Clemente, Chévez tiró para;
0.93 en 183 innings y un tercio. Este ha sido el recorrido más;
largo entre los 10 "magníficos".;


En 1984 se volvió a repetir que 3 escopetas estuvieron;
mortíferas. Justo cuando Moya logró su impresionante marca, su;
compańero de equipo Ramón Caballero también lanzó fuego al plato;
y finalizó con 0.91. Este es un caso único de dos brazos en un;
mismo staff con efectividad menor a 1.00. ;


Iván González completó el trío de menos de 1.00, con 0.83 en;
118.2 capítulos desde la colina del San Fernando.;


Sergio Lacayo tiró para 0.85 en 169.2 entradas al servicio del;
Flor de Cańa y Franklin Pérez lo hizo para 0.72 con los Mets de;
León en 1974. La efectividad de Pérez es la segunda más baja de;
nuestra época, pero lejos del 0.14 de Moya.