Deportes

Poderío cubano se impone


Martin Mulligan

El bateo de poder, ese que está ausente en nuestra Selección de béisbol, fue la fórmula con que Cuba resolvió a Diego Sandino, para agenciarse la tercera victoria de la serie de fogueo, ahora con pizarra 8x1.
José Dariel Abreu, bateando de 4-4 con dos jonrones entre sus tres extrabases y jonrón de Yulieski Gourriel con uno a bordo, propiciaron las primeras cinco carreras cubanas contra Diego.
El bateo cubano fue oportuno con gente en la bases, muy distinto al ataque pinolero, que dejó las bases llenas en los innings 5 y 7, fallando los primeros bateadores contra cinco lanzadores que soportaron 6 hits y poncharon a once.
Sandino tiró perfecto los dos primeros episodios, pero en el tercero Abreu le abrió con jonrón. Héctor Olivera tocó, pero Diego perdió el control de la pelota y eso le abrió puertas a los cubanos para que Michel Enrique remolcara con sencillo y Gourriel rematara con jonrón de dos carreras.
En el cuarto inning, otra vez Abreu impuso su poder con un jonrón por bosque central, enderezando un envío de quiebre.
Sandor Guido, que estuvo silenciado en los primeros dos juegos, despertó oportunamente y con doble produjo la anotación del club en el quinto inning, anotando Esteban Ramírez, que se embasó por hit. Boleto a Janior Montes y error del intermedista Olivera, llenaron las bases con un out. Pero Edgard López se ponchó cantado y Jimmy bateó línea al short.

Cuba agregó dos en el sexto episodio contra Esteban Pérez, que estuvo fuera de la zona. Dejó dos a bordo, los que anotaron por línea contundente al central de Yosvani Alarcón con las bases llenas frente al relevista Jairo Pineda. El batazo fue sobre la cabeza de Pineda, que antes desvió otro cohetazo de Abreu. La octava fue en el octavo ante José Luis Sánez, por hit del paracorto Yorbis Borroto.
Nicaragua bateó 6 hits, Sandor de 2-2, Esteban 4-2, Justo Rivas y Janior 3-1, con un boleto cada uno.
El técnico Julio Sánchez mantiene su optimismo por la preparación del equipo, que le ha tocado enfrentar a pitcheres de mucha velocidad y recursos, que están fajados por ganarse un puesto en el equipo.
Para Sánchez, las tres derrotas no deben desanimarnos por el papel que se vaya a tener en Puerto Rico, sino que serán positivas ya que se juega contra un equipo muy exigente y se está finalizando la preparación. Lo malo es que no se ha bateado a la hora buena, por lo que hay que seguir trabajando en la mecánica de bateo.
Hoy continúa la serie amistosa, ahora en el estadio Latinoamericano de La Habana a partir de las 8 de la mañana hora nica. El zurdo Mario Peña está señalado para abrir este partido.