Deportes

Suspenden juegos de béisbol juvenil


Martín Ruiz

Ante la alerta nacional por la incidencia del huracán Matthew, la presidencia de la VII Liga Juvenil de Béisbol Nicaragüense 2010 determinó suspender las series que estaban programadas para este fin de semana en Matagalpa, Masaya, Rivas y Managua, en las últimas fechas de la temporada regular.
Igualmente, los directivos de los equipos Indígenas de Matagalpa y Granada, -penúltimo y último lugares- enviaron misivas en las que señalan que en vista de que no existe posibilidad matemática para que clasifiquen, y para evitar gastos, se acepte su retiro de la competencia.
Los Indígenas tenían pendientes cinco partidos, dos con Repuestos Almir-UAM, dos con Tigres de Rivas y uno con el Bóer-Unica; Granada sólo jugaría dos veces contra la Academia de Matagalpa.
La presidencia de la Liga aceptó las solicitudes y adjudicó los partidos. Igualmente, programa para el miércoles 29 de septiembre doble juego entre los equipos San Fernando (6-4) y Academia de Matagalpa (4-6). Si barren las Fieras clasificarían a semifinal junto con La Trinidad, Bóer y Rivas; y una división asegura empate con el Repuestos Almir.

Ayuda japonesa
Ayer por la tarde, el doctor Carlos Reyes Sarmiento y el ingeniero Noel Urcuyo Báez, ejecutivos de la Dirección de Béisbol, del IND, y miembros de la Comisión Nicaragüense de Béisbol Superior, CNBS, se reunieron con el señor Mashihiro Nagata, ex pelotero profesional de la Liga Japonesa de béisbol, quien visitará diversas comunidades del país, a las que se les pueda donar material deportivo.
La primera parada fue en Nindirí, hoy estará a las 9:30 de la mañana en el estadio “Jackie Robinson”, del IND y posteriormente en El Dorado, donde se juega béisbol de pequeñas ligas.
El señor Nagata estará entregando personalmente el material deportivo que vendrá la próxima semana. Se tiene programado que el 26 de octubre atraque el “Barco de la Paz”, conteniendo 27 cajones de material deportivo, como parte del acercamiento entre los gobiernos de Japón y Nicaragua.
Para que esto fuera posible, fue decisiva la incidencia de nuestro embajador en Japón, Saúl Arana, quien en determinado momento fue directivo del Bóer.