Deportes

¿Tienen cara de muertos?


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni

No hace mucho, los Medias Rojas de Boston fueron dados por muertos. Mientras ellos flaqueaban, Yanquis y Rays se veían crecidos batallando por el banderín del Este en la Liga Americana, una división tan potente que terminar segundo equivale a encabezar cualquiera de las otras cinco zonas del béisbol, y consecuentemente, asegurar el boleto de “comodín” para los Play Offs.
En efecto, llegando a deslizarse a 10 juegos del liderato, los de Boston habían estado en la muerte, pero ahora, a 6 juegos de los Yanquis, con 16 pendientes para la caída del telón, parecen estar de regreso en la pelea por no haber podido soportar la soledad, como ocurrió con Melquíades el Gitano, en los Cien Años de García Márquez.
Anoche, con buen pitcheo de Clay Buchholz (16-7 y 2.48) y el jonrón 28 de Adrián Beltré, quien llegó a 97 empujadas, los resurgentes Medias Rojas alargaron a cuatro su racha de victorias estrangulando 5-1 a los Marineros de Seattle, mientras Tampa golpeó en la mandíbula a unos sangrantes Yanquis con su pitcheo agujereado, imponiéndose 4 por 3 con el rescate 43 de Rafael Soriano.
Fue la octava derrota de los Bombarderos en los últimos diez juegos, siendo desplazados nuevamente al segundo lugar, medio juego detrás de Tampa y seis encima de los Medias Rojas. En espera de la escopeta zurda de Andy Pettite, los Yanquis que han usado a Ivan Nova y Dustin Moseley como abridores emergentes, tienen pendientes 4 duelos con Tampa y 6 con Boston en la recta final, que podría ser alarido.
¿Podrá seguir resurgiendo Boston? Cuando se cuenta con una restaurada rotación encabezada por John Lackey, Josh Beckett y Jon Lester, completada con Dauisuke Matsuzaka y Clay Buchholz, tal posibilidad podría tomar forma y tener fondo. Todavía se les ve cara de muertos a los de Boston, pero, cuidado, no los pierdan de vista.
En Colorado, los impetuosos Rockies, con los jonrones 22 y 23 de Troy Tulowitzki, quien ha disparado 11 en lo que va de septiembre en un alarde de agresividad, derrotaron 9 por 6 a los Padres de San Diego, acercándose nuevamente a dos y medio juego, pese a los vuelacercas 28 y 29 del mexicano Adrián González. Presionado por los Gigantes, San Diego tiene un buen rato de estar durmiendo con su barba en remojo.
Los Filis, encendidos, con 8 triunfos en 10 juegos, aprovecharon el buen manejo de las dificultades realizado por su as Roy Halladay (19-10 y 2.49), el cuarto rescate de José Ariel Contreras y un bateo fluido y productivo jefeado por Raúl Ibáñez, para derrotar 10-5 a los Marlins de Florida, en tanto los Bravos de Atlanta volvían a caer ante los Nacionales de Washington 4-2, distanciándose tres juegos de Filadelfia, justamente cuando aparecen escalofríos erizando la espalda.
Texas continuó con su grueso bateo doblegando a los Tigres 11 por 7 con tres jonrones, entre ellos el 27 de Vladimir Guerrero, quien llegó a 107 impulsadas, y los Astros, que utilizaron a nueve pitcheres, sin recurrir al nicaragüense Wilton López, se sumergieron ante los Cerveceros 8 por 6.