Deportes

Falla Rivera, Yanquis barridos


El equipo más ganador en el béisbol de Grandes Ligas, no pudo avanzar un centímetro durante un fin de semana próximo a lo siniestro. A lo largo de tres derrotas consecutivas frente a los crecidos Rangers de Texas, los Yanquis parecieron estar en una sala de torturas, acorralados por el Conde Drácula, Frankenstein y el Monstruo de la Laguna Negra.
Ahora los “Bombarderos” tienen sólo medio juego de ventaja sobre los amenazantes Rays de Tampa que vencieron dos veces a Toronto, antes de caer ayer 5 por 4, precisamente cuando se lanzaban al asalto del liderato Este en la Liga Americana, como la padilla de los hermanos Frank y Jesse James cuando entraban a un banco.
Derek Jeter en el plato y Mariano Rivera en la colina, no solamente tuvieron posibilidades de haber evitado la barrida, sino de hacer girar la serie y mantener la saludable ventaja de dos y medio juegos, que la tropa de Joe Girardi manejaba con cierta tranquilidad al amanecer del viernes.
En el inning 12 del primer duelo, con la pizarra 5-5 después del jonrón revitalizante de Nelson Cruz en el octavo, sacando de la fosa a los Rangers, Jeter tomó turno con la ventaja en tercera en las piernas de Chad Moller, quien conectó doblete abridor y avanzó por sacrificio de Brett Gardner. Jeter falló en batazo hacia primera, Colin Curtis entregó el tercer out, y en el inning siguiente, Cruz volvió a volarse la cerca para sellar el 6-5.
En la segunda batalla, con los Yanquis adelante 6-5, Mariano Rivera fue llamado en el cierre del noveno, para dejar caer la cuchilla sobre el cuello de los Rangers, pero boleó a Vladimir Guerrero, permitió hit de Cruz que colocó hombres en las esquinas, y fue sacudido por doble de Kinsler empatando el juego. Chris Davis fue transferido intencionalmente llenando los costales, y después de poner out al emergente Andrés Blanco, Rivera golpeó a Jeff Francoeur, quedando los Yanquis en el terreno “manos arriba”, 7 por 6.
Ayer, frente al pitcheo de dos hits de Cliff Lee durante ocho entradas, y el remate 36 de Neftalí Feliz, los Yanquis volvieron a caer ahora por 4-1, en el preciso momento en que la tierra comienza a temblar y el viento se convierte en un torbellino.
En tanto, los Gigantes forzaron otro empate con los Padres en la cima del Oeste en la Liga Nacional, imponiéndose 6-1 con pitcheo de Tim Lincecum (14-9 y 3.60), quien superó a Matt Latos (14-6 y 2.43); los Filis con gran faena de Roy Oswalt, blanquearon 3-0 a los Mets y se adelantaron medio juego a los Bravos; y Colorado, levantando la mano y mostrando su afilada dentadura a Gigantes y Padres, se han acercado a juego y medio con una espectacular arremetida de 10 victorias, liquidando 4-2 a los Cascabeles de Arizona. Un jonrón de dos carreras de Jason Giambi como emergente en el cierre del noveno, evitó el corte de corriente de los Rockies.
Los Rojos, tranquilos pese a la derrota por 3-1 ante los Piratas, mientras los Gemelos vencedores de Cleveland 6-2, siguen con 6 de ventaja sobre los Medias Blancas, victimarios de Kansas 12-6; y el desfalleciente Boston, con pitcheo de Josh Beckett (5-4), doblegó a Oakland 5-3.