Deportes

Kevin Durant, decisivo


Estambul, Turquía / Agencias

La misión de Estados Unidos por volver a la cima en un Campeonato Mundial de Baloncesto está todavía en marcha y a buena velocidad.
Aprovechando al máximo su mayor explosividad, facultad atlética y nuevamente con un juego correcto, sin excesiva fantasía, el equipo nacional de Estados Unidos despachó al equipo de Rusia por final 89-79, para conseguir así el pase a uno de los juegos semifinales de este XVI Campeonato Mundial.
Encabezados ofensivamente por 33 puntos de Kevin Durant y con sólo otros dos jugadores marcando más de 10 puntos, la escuadra estadounidense sólo confrontó un poco de problemas con Rusia al inicio del juego.
“Tuvimos al principio un poco de dificultad leyendo el ‘pick and roll’ y eso nos hizo también abrirle el espacio a los lanzadores de afuera. Pero una vez ajustamos, las cosas se nos hicieron más fácil”, informó tras el partido Durant.
Su análisis hacía referencia a los aspectos que permitieron a Rusia llegar a comandar ventajas 9-8 gracias a tres triples al inicio del partido, y posteriormente 29-25 por el beneficio del ‘pick and roll’ en la apertura del segundo cuarto y 35-30 con 4:48 minutos por jugar de la primera mitad.
La competencia dura de la velada, en efecto, llegó hasta ahí. Una anotación de Derrick Rose con 4:34 inició un avance 14-2 que colocó a Estados Unidos en control 44-37 para nunca más mirar atrás.
Mientras tanto, Argentina cayó eliminada en los cuartos de final, tras perder por 104-85 ante Lituania, en su peor partido del torneo, en el que los europeos exhibieron además su gran tiro exterior y frenaron al albiceleste Luis Scola.
Los lituanos se ganaron así el derecho a disputarse un puesto para la final el sábado ante Estados Unidos, mientras que los argentinos, los últimos latinoamericanos que tenían opciones de medalla, jugarán el viernes ante Rusia, dentro de las ‘semifinales de consolación’, en la pugna por el quinto puesto.
Argentinos frustrados
Argentina, que había llegado a la penúltima ronda en todos los Juegos Olímpicos o Mundiales desde su subcampeonato planetario en 2002, acusó la temida ‘Scola-dependencia’, en un partido en el que los bálticos contuvieron con una férrea defensa al máximo anotador del torneo.
Después de cinco partidos alcanzados por lo menos la barrera de los treinta puntos, el jugador de los Houston Rockets quedó en ‘sólo’ 13, mientras su equipo acusaba el ‘pressing’ constante de los lituanos y su demoledor superioridad en el tiro exterior (12 a 4 en triples al final del choque).
Lituania se confirma así como uno de los equipos que más problemas plantean a Argentina, que había caído en tres de sus cinco confrontaciones oficiales anteriores ante el pequeño territorio ex soviético, aunque en la última el recuerdo era bueno, con victoria en la pugna por el bronce olímpico de Pekín.