Deportes

Scola incontrolable


ESTAMBUL / DyN, especial

Con una magistral tarea del pivote Luis Scola, Argentina le ganó un emotivo clásico a Brasil por 93-89 y se instaló entre los ocho mejores del Mundial de Básquetbol de Turquía.
El jueves buscará las semifinales ante Lituania, que hoy pasó de fase al eliminar a China por 78-67.
Argentina avanzó un paso importante con un buen rendimiento colectivo, pero sobre todo con la tarea monumental, otra vez, del porteño Scola, que sumó 37 puntos (13-19 dobles, 1-1 triple y 8-9 libres) 9 rebotes y 3 asistencias.
Esos 37 puntos fueron récord argentino en un partido mundialista, marca que tenía desde Brasil de 1963 Alberto Desimone, con 35 puntos. Partido tras otro, el pivote de Houston Rockets se está erigiendo en la gran figura de este Mundial.
El equipo brasileño lo intentó hasta el final guiado por el base Marcelo Huertas, que sumó 32 puntos.
Fue un encuentro jugado de poder a poder. Igualado prácticamente a todo: porcentajes, rebotes, triples y robos. Pero al final, Scola y la experiencia de la plantilla argentina dictaron sentencia en el duelo sudamericano.
El técnico de Brasil, el argentino Rubén Magnano, intentó anular a Scola desde el principio. Pero el ala-pívot de los Houston Rockets supo amoldarse a las circunstancias.
Magnano dejó de inicio en el banquillo a Tiago Splitter, una de sus grandes estrellas. Con un quinteto de menos altura, el objetivo de Brasil era alejar a Scola de la pintura y buscar entradas fáciles a canasta. Pero Scola es capaz de anotar debajo del aro, a media distancia y desde la línea de tres.
Y eso no hay sistema que lo anule.
No obstante, la pizarra brasileña dio resultado en el primer parcial. Scola tenía que salir fuera de la línea de triple a defender a su par, el alero Guilherme Giovannoni, permitiendo canastas sencillas a Huertas y Leandro Barbosa.
Sin embargo, la calidad de Argentina permitió que el partido no se fuera de las manos. Y no fue Scola, sino Carlos Delfino, con tres triples, quien mantuvo nivelado el marcador hasta el 25-25 al final de los primeros 10 minutos.
Entre el final de la primera mitad y el comienzo de la segunda, Brasil logró una racha de 13-0, que le dio una ventaja de siete puntos. Pero rápidamente, Delfino y Scola volvieron meter a Argentina en el partido.
Después de 30 minutos de batalla, el partido estaba igualado a 66.
Barbosa abrió el último parcial con dos triples consecutivos. Seis puntos de ventaja, que fueron respondidos por otros dos triples, esta vez de Hernán Jasén, que sumó 15 puntos.
Cuando el encuentro parecía abocado al tiempo extra, Scola comenzó a asumir la responsabilidad. Y en los últimos dos minutos se jugó todos los tiros de Argentina.
Y los anotó. Ocho puntos en total, que dieron una diferencia de cinco unidades, que Brasil ya no pudo recortar.
Argentina se enfrentará con Lituania el próximo jueves en cuartos de final, otro compromiso muy exigente.

Brasil, por su parte, hace las maletas tras haber completado un buen torneo. Logró tres triunfos en la fase de grupos.