Deportes

Forlán mortífero


ESPN / END

Atlético de Madrid prolongó sus buenas sensaciones del inicio de temporada con una victoria cómoda 4-0 contra el Sporting, que le impulsó hasta el liderato de la clasificación de Liga Española.
Apenas tres días después de levantar la Supercopa de Europa en Mónaco, con un partido magnífico frente al Inter, el equipo madrileño trasladó su inercia positiva a la competición liguera con un triunfo convincente, sin demasiados sobresaltos y con la firma goleadora de Jurado y del uruguayo Diego Forlán, que hizo ‘doblete’ y otro de Simao.
Sólo necesitó doce minutos para tomar ventaja. Jurado, la sorpresa del once porque su destino parecía más cerca del Schalke 04 que del equipo madrileño, abrió el marcador con un trallazo desde fuera del área.
Alguna acción de Kun Agüero, otras de Diego Forlán y unas cuantas de José Antonio Reyes reafirmaban el peligro local, pero todo se quedaba en eso hasta que apareció el atacante argentino, que agarró el balón a unos metros del área, dejó atrás rivales y rivales y su rechace lo aprovechó el ariete uruguayo con el 2-0 (m. 36).
La próxima estocada madrileña llegó a través de una jugada de Reyes, que habilitó la entrada en solitario por la banda del checo Tomas Ujfalusi y que terminó con un pase atrás del lateral, en el remate de Forlán (3-0, m. 62).
El partido, un trámite con ese resultado a favor del Atlético, sólo mantenía un punto de interés, la posibilidad de alcanzar la cima de la clasificación de Liga en la primera jornada, a un gol de distancia del conjunto madrileño, con poco menos de media hora por delante para la conclusión del encuentro.
Y lo consiguió el Atlético en el tiempo de descuento, con un golazo del portugués Simao Sabrosa, un derechazo a la escuadra de la portería visitante desde fuera del área, para trasladar su fiesta europea a la Liga, en la que cerró la primera jornada en el liderato y con prometedoras sensaciones para la nueva temporada.

Liga italiana
El Inter de Milan no pudo ir más allá de un empate que lo deja, junto a su rival, Bologna, en el medio de la tabla con un único punto. El resultado no fue muy justo con los nerazzurri, quienes disputaron un buen complemento y hubieran podido anotar por lo menos un gol.
Sin embargo, hay que reconocerle su propio mérito a Bologna, que supo jugarle de par a par por un tiempo a los campeones de Europa y que aguantó como pudo en el segundo.