Deportes

Se fajó con Padilla


Martín Ruiz

La temporada de 1999 tuvo un gran significado para Julio César Raudez. Fue su mejor campaña en la pelota criolla, en la que ganó 15 partidos y eso le permitió que los Gigantes de San Francisco se fijaran en él y lo firmaran.
Y había razones. Al lanzador, que jugaba entonces con las Fieras del San Fernando, le llegaron a medir envíos de entre 89 y 91 millas, y aunque contaba con 22 años de edad, ya tenía madurez en el juego, lo que había demostrado incluso con la Selección Nacional, brillando en aquel fantástico 1998, cuando se ganó bronce en el Mundial de Italia y plata en los Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo.
Vicente Padilla estuvo con él con la Selección. Fue firmado en Maracaibo y para el Campeonato Nacional era uno de los pilares del equipo chinandegano, y en dos ocasiones “intercambió disparos” con Raudez en el Campeonato local.
El primer duelo se produjo el 8 de enero de 1999 en Masaya, donde Raudez se impuso 6x4, tirando todo el partido, para ganar 6x4. Padilla relevó a Freddy Chévez y cargó con la derrota al permitir cuatro carreras en el octavo episodio, tres de ellas empujadas por Jorge Luis Avellán, que le conectó jonrón con dos a bordo. Esa fue la novena victoria para Raudez en la campaña, el revés para Padilla, quien tuvo relevo de 2.2 episodios, y le marcaron las carreras de la diferencia.
Volvieron a encontrarse el 10 de febrero en Chinandega, y ambos caminaron toda la ruta, imponiéndose Raudez 7x3, respaldado por jonrón y cuatro empujadas de Norman Cardoze. Padilla ponchó a 9, pero permitió 9 hits, mientras Raudez tiraba sin hits ni carrera los últimos 5.2 episodios.
Obviamente, el tiempo se encargó de poner las cosas en su lugar. Aunque ambos tiradores estuvieron en las menores del béisbol organizado, con los Gigantes y Diamondbacks respectivamente, el potencial y la ambición determinaron sus sitios.
Esos fueron momentos brillantes en la carrera de Raudez, que se proyectó a la semifinal, en la que ganó cinco partidos, incluyendo uno de un hit contra el Granada, al que noquearon 12x0 en siete innings el 19 de marzo del 99.
Raudez, que el domingo se convirtió en el lanzador número 13 en ganar 100 juegos en nuestro béisbol, debutó el domingo 26 de diciembre de 1993 con los Pinoleros enfrentando a Chinandega en Chinandega. Era el segundo partido de la programación y él sacó el último out, sustituyendo al relevista Leonel Rojas. Enrique Mondragón ganó ese juego 9x5, relevando a Oswaldo Mairena.
El 29 de diciembre, el Rivas le anotó las dos primeras carreras de la temporada; el miércoles 5 de enero del 94, en un relevo de 5.2 innings contra León en el Estadio Nacional, Ariel Delgado le bateó el primer jonrón.
El miércoles 2 de febrero, Raudez abrió su primer partido. Fue contra el Rivas y sólo se sostuvo 2.1 episodios, le batearon 5 hits, tres dobles, ponchó a dos, permitió 2 carreras y cargó con la derrota 6x1.
Fue hasta el 15 de enero de 1995, jugando nuevamente con los Pinoleros, en que ganó su primer partido por marcador de 7x5. Fue contra el Rivas en Rivas, en relevo de 4.1 episodios. Desde entonces ha incrementado su historia.

Notas…
Jimmy González continúa como líder de bateo del “Pomares” con .420, seguido de Marlon Abea, que tiene .399, Justo Rivas .379, Yáder Hodgson .376 y Jilton Calderón .372. Juan Carlos Urbina se apoderó de la corona de las empujadas con 47, dos más que Ronald Garth (45). También es el máximo jonronero, con 14 y con la posibilidad de establecer récord para bates que no sean aluminio.
En pitcheo, Luis Luna es el líder en efectividad con 1.39, seguido de Orlando Suárez (1.50), quien es el máximo ganador, con 11.