Deportes

Un sueño cumplido


Martín Ruiz

La vibrante victoria de la Selección Nacional de Baloncesto masculino, con pizarra 77-72 sobre Panamá la noche del viernes, que prácticamente les colocó la medalla de oro en el cuello a los nuestros, es un resultado no solo histórico, sino la conquista de un sueño.
Recordamos cómo hace nueve años en los Centroamericanos de Guatemala 2001, se confeccionó un magnífico elenco, pero fracasó rotundamente por falta de actitud y control del juego. Aparte de algunas deficiencias técnicas, fácilmente caían en las provocaciones rivales y terminaban entregando el partido.
Jugadores como Noel McKenzie y Alvin Camacho vivieron esas amargas experiencias, las que con el tiempo se convierten en un dulce néctar. Juegan desde esa época y se entienden bien en el tabloncillo. Ganarle a los panameños en su patio no es sencillo, y se vio cómo el conjunto supo manejarse ante la presión local, que recurrió a cualquier artificio para descontrolarlo, como el manejo del reloj o multas.
“Todos son jugadores, todos se tenían confianza, y lo mejor es que había mucha fe y ganas de darle lo mejor a Nicaragua”, dijo el técnico Ángel Mallona, quien se impresionó por la forma en que todos jugaron, incluso los de banca.
Nunca un equipo masculino de baloncesto de máximo nivel había llegado tan alto. Soñamos un tiempo por la generación que surgió en los 80, que creció mucho en los “Ulloa”, también en la que se generó a finales de los 90, muchos de ellos en mayoría de edad… Los torneos de la ACB, los internacionales como el “William Ramírez”, pero especialmente la continuidad en la cancha, y las ganas de hacer bien las cosas son las que tienen al basket en un sitio especial.
Existen malos entendidos entre dirigentes de esta disciplina, hay quienes acusan de posibles y ridículas sanciones, pero no le quitarán a los jugadores la satisfacción de haber concretado un sueño, una medalla de oro para la posteridad.
Nicaragua cierra actuación hoy contra Honduras y tratará de coronarse invicto.
Entre las actuaciones de ayer en los Juegos Centroamericanos, el judo aportó ayer dos medallas de oro, una de plata y cuatro de bronce. Lismari García y Vicky Fonseca ganaron las doradas de las divisiones de 44 y 48 kilos, respectivamente.
Medalla de plata ganó Zaira Laguna, de los 57 kilos, tras ganar dos combates y caer en la final contra la tica Adriana Pineda.

Fisicoculturismo dio un oro, seis de plata y cuatro bronces. El oro fue de Daniel Bordas en hasta 80 kilos. Medallas de plata ganaron Dimas Castro en 5000 metros con 15.56, así como Inaly Morazán en heptatlón, con 3,827 puntos… Dalia Torres ganó bronce en 50 metros mariposa.