Deportes

No aparece


Edgard Tijerino

Nuestra ansiedad es voraz, y destroza nervios. El Vicente Padilla que todos queremos ver, aún no aparece. Anoche, dio la impresión de intentarlo, pero el todavía inexperto pelotero de 27 años, Gaby Sánchez (sólo 28 turnos en las temporadas del 2008 y 2009 con los Marlins), le conectó un jonrón marca “Goliat” con dos a bordo en ese tormentoso cuarto inning, y volteó la pizarra que favorecía a los Dodgers 3-1, metiendo al pinolero entre las brasas. En la siguiente entrada, salió del escenario con el marcador adverso 4-3 y su escopeta gimiendo.
Vicente que ponchó a seis en cuatro entradas y un tercio, se vió beneficiado por un relevo amordazador de Jeff Weaver, quien obligó a los Marlins a dejar las bases llenas en el quinto, malogrando los hits consecutivos de Hanley Ramírez y Cantu contra Padilla, y la base intencional a John Baker; y el cañonazo de André Ethier –bateando por Ramón Ortiz- impulsador de par de carreras en el octavo, volviendo a colocar en ventaja a los Dodgers 5-4, con una ampliación 6-4, concretada por un largo vuela-cercas de Matt Kemp en el inicio del noveno.
Cierto Yogi, sos grande, ningún juego está acabado. Los Marlins arremetieron como las tropas de Atila en el cierre, arrancándole el brazo a George Sherril después de abrirle con hit a Ramón Troncoso, y le arrebataron la victoria a los Dodgers, liquidándolos 7 por 6. Menos mal, que con el batazo de Ethier, el derecho pinolero no tuvo que ver con la decisión.
No hay deporte como el béisbol para abrir espacio a las más candentes discusiones y las especulaciones inútiles. Con tres y dos, Padilla vino con una recta que necesitaba mayor aceleración o rápido descenso, para evitar ser golpeada tan bruscamente por Sánchez. ¿Por qué tomó ese riesgo?, rugieron en el palco de prensa. ¡Diablos, qué facil es decir eso!.
Y hay más. ¡Ah!, si Padilla hubiera tocado con las bases llenas cuando Casey Blake fue atrapado entre el plato y la tercera; si el árbitro no ve safe a John Baker impidiendo un doble play limpia bases en el inicio del cuarto; si con Sánchez en 2 y 2 antes del jonrón, el árbitro de primera observa que ciertamente hubo cruce de bate sobre el plato, y sentencia ponche en lugar de mover la cuenta a 3 y 2. ¡Ay bendito! Tantas y tantas cosas que discutir. Finalmente, frente a los hechos consumados, ¿qué sentido tiene detenernos en todas esas luces rojas?
Vicente fue madrugado con hit de Maybin y doble impulsador de ese demonio que es Hanley Ramírez. Apenas un out y ya estábamos rascando nuestras cabezas. Los Dodgers contragolpearon con prontitud y Padilla fue a fondo en los innings 2 y 3, para hundirse en el cuarto agredido por el jonrón de tres carreras de Sánchez, y salir en el quinto herido por los hits de Hanley y Cantu. No hubo más daño por el esfuerzo de Weaver.
Ahora el nica, después de 8 hits incluyendo el tercer jonrón que lo impacta, permitió 4 carreras limpias, cedió una base, ponchó a seis y presenta un polvoriento 11.42 en efectividad. El pitcher que todos deseamos ver, todavía no aparece. Pero lo hará.