Deportes

¿En qué se mejorará?


Francisco Jarquín Soto

La Selección Sub-21 de fútbol terminó frustrada por la falta de goles ante Belice hace quince días, en el primer intento por clasificar a los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe de Puerto Rico.
La victoria 2-1 no bastó para clasificar. Pero fue evidente la mejoría ofensiva de la Azul y Blanco, que fácilmente creó tantas opciones como se las propuso. Al final, varios factores se conjugaron en su contra para no marcar más y ahora todo está cifrado en el repechaje ante Costa Rica, hoy, en Cartago y el 18 en Managua.
Pese a la mejoría, faltaron algunas cosas para clasificar ante un equipo con pocos argumentos futbolísticos como Belice, y que se debe mejorar para el duelo contra los ticos esta tarde a las cuatro.
Sin querer menospreciar el trabajo de nadie, esto es lo que estimamos fueron los vacíos más notables en ese juego, y sobre lo que debió mejorar en los entrenamientos.
Faltó paciencia. Hubo al menos cinco chances claras de gol en el primer tiempo y solo una se concretó por Jorge Portocarrero. Mucho afectó la ansiedad para anotar. En el segundo tiempo, Nicaragua pudo hacer al menos cuatro goles, al llegar claramente a la cancha rival, pero nuevamente faltó ese toque para definir. Portocarrero anotó el segundo, por excelente jugada iniciada por Axel Villanueva y centro de Rafael Baquedano.
¿Desengaño? Desde el primer partido de la selección se cuestionó al técnico español, Enrique Llena, el por qué no había alineado como titular al jugador de los Tigres de Brasil, Daniel Reyes. Fue titular en el duelo del domingo y la verdad no se vio la diferencia de su nivel respecto a los que juegan acá. Es más, fueron más incidentes Léster Bonilla y Rafael Baquedano en el ataque, pues por rato daba la impresión de que Reyes evitaba el balón o las jugadas en mano a mano con la defensa rival. Además, la ausencia de Axel Villanueva y Gabriel Avilés dejó a Nicaragua con menos profundidad a la ofensiva y menos posibilidad de cambiarle ritmo al juego en la media cancha.
Defensa lenta y nerviosa. A pesar del poco fútbol que propuso Belice, en el partido se notó por momentos la lentitud de algunos defensores y más aún en la reacción buscando un balón en jugadas de peligro. Incluso, el propio Llena hizo un cambió interno bajando a Osman Delgado y subió a Erick Téllez para mejorar la reacción. Imagínense, los goles de Belice fueron por una mala salida del portero, conjugado con los errores de su última línea.
Con esos tres factores claves que se combinaron para que la Selección no lograra su pase a los Juegos, es justo preguntarse: ¿Será que Costa Rica con un juego de mejor toque, más velocidad y agresivo, meterá en más problemas a nuestra defensa? ¿Podrá funcionar nuestra delantera con la presión de una marca más ordenada y ser más efectiva a pesar de eso?
Al menos los muchachos han dado una gran demostración pero no podemos negar que el rival será mucho más exigente que cualquiera.