Deportes

Halladay en forma


CLEARWATER / Florida

Roy Halladay se presentó a los entrenamientos de primavera hace dos meses.
Y no buscaba impresionar a su nuevo equipo. Es sólo la forma en que el pitcher hace las cosas. Una firme ética de trabajo es una razón importante por la que el derecho de 32 años es ampliamente considerado como el mejor lanzador en la actualidad en las Grandes Ligas.
Ahora que los Filis de Filadelfia han iniciado sus entrenamientos oficialmente, otros peloteros y coaches pueden ver de cerca cómo trabaja Halladay. Pero tienen que llegar al parque lo suficientemente temprano, desde luego.
El pitcher llega a trabajar a las 5:45 de la mañana. Su régimen de entrenamiento incluye correr mucho, estiramientos y ejercicios para fortalecer su brazo, piernas y corazón. No importa cuándo comience, parece que Halladay esta constantemente ocupado.
“Llega aquí y siempre está haciendo algo”, dijo el viernes el piloto Charlie Manuel. “Nunca está quieto. Habla con frases muy breves y luego dice que tiene que ir a correr o cualquier otra cosa. Definitivamente tiene una rutina y un programa y va a mantenerse en ello. Nada se le va a interponer. Ese es un compromiso cada día y eso es bueno”.
Halladay ya le está pegando sus hábitos a algunos de sus compañeros. Kyle Kendrick llegó al parque antes que él un par de veces. Cole Hamels y Chad Durbin también lo están imitando en eso.
“Ha habido algunos jóvenes que han estado persiguiéndome e intentando superarme”, dijo Halladay. “Creo que pronto tendré que modificarlo (para llegar) a las 5:30 (de la madrugada)”.
El lanzador desarrolló su ética de trabajo en una etapa temprana de su carrera cuando jugó con Roger Clemens y Pat Hentgen en Toronto. Clemens ya era legendario por sus entrenamientos mucho antes de que se viera implicado en el escándalo por uso de esteroides en el béisbol.
“Creo que cuando (estos hábitos) se arraigaron más en mí fue cuando tuve que reiniciar mi carrera”, dijo Halladay, refiriéndose a la ocasión en que fue retirado de las Grandes Ligas y enviado a Clase-A en el 2001.
“Sentí que, si iba a estar fuera del béisbol, tenía que estar fuera de la forma correcta y haciendo las cosas lo mejor que pudiera. Como que tomé algunos de esos ejemplos que había visto en el pasado y comencé a aplicarlos. Es una de esas cosas en las que, cuando vas a tu casa y te ves en el espejo, quieres saber que diste lo mejor de ti, y en ocasiones eso es más importante que el éxito o el fracaso en el campo de juego”. Todo ese trabajo duro ciertamente ha rendido frutos para Halladay. Ha participado seis veces en el Juego de Estrellas, ganó el premio Cy Young de la Liga Americana en el 2003 y tuvo foja de 148-76 con un promedio de efectividad de 3.43 en 12 temporadas con los Azulejos. Los Filis tienen esperanzas en que los ayude a convertirse en el primer equipo de la Nacional en capturar tres banderines de la liga consecutivos desde que los Cardenales lo lograron hace 66 años.