Deportes

Se reportó McGwire


JUPITER, Florida / MLB.-
Mark McGwire está de vuelta en las Grandes Ligas.
El nuevo coach de bateo de los Cardenales de San Luis se presentó el miércoles al campo de entrenamiento de los Cardenales de San Luis, en la fecha designada para los pítcheres y cátcheres.
McGwire llegó al estadio Roger Dean con un par de bolsas y fue aplaudido por un puñado de fanáticos que querían autógrafos al salir de su vehículo.
“¿A dónde voy?”, le preguntó a los periodistas, y por error ingresó a la sala de prensa antes de encontrar la puerta correcta. No aceptó preguntas.
Aproximadamente una hora después, McGwire salió uniformado para trabajar con varios bateadores en la jaula de bateo y tuvo 15 minutos adicionales cuando el mánager Tony La Russa llegó tarde a una reunión de los coaches.
El ex toletero de 46 años regresó al béisbol poco menos de un mes después de confesar haber utilizado esteroides y hormona de crecimiento humano a finales de la década de los 90, incluyendo en 1998 cuando rompió el récord de jonrones de Grandes Ligas.
Los Cardenales confían que McGwire podrá enfocarse en sus deberes como coach, aunque algunos han cuestionado el argumento que ha esgrimido de que los esteroides le permitieron recuperarse de lesiones, pero no le ayudaron a aumentar su poder.
Sus presentaciones en público han sido orquestadas con cuidado y no se sabía si hablará en una conferencia de prensa.
Pero el interés era palpable, con tres enviados de televisión, media docena de fotógrafos y una docena de periodistas atentos cuando McGwire trabajó con David Freese, Joe Mather y Skip Schumaker.
Schumaker, el primero al bate de los Cardenales y quien ha trabajado con McGwire en los entrenamientos de primavera desde 2005, dijo que espera que la presencia de McGwire no afectará la pretemporada de los campeones de la división Central de la Liga Nacional.
“Eso depende de ustedes, la prensa”, dijo Schumaker a la AP. “Si quieren que sea un circo, entonces puede convertirse en un circo. Pero eso no nos distrae”.
McGwire utilizará el número 25 que los Cardenales no han usado desde que se retiró después de la temporada de 2001.