Deportes

¿Podrán los Dodgers?


MLB.com
Parece que el título de la División Oeste de la Liga Nacional estará al alcance de todos en 2010, pero eso no es nada nuevo.
Esta es una división en la cual sus cinco miembros han jugado en la postemporada en los últimos siete años. En los últimos 10, cada uno ha clasificado para los playoffs al menos dos veces.
Ninguna otra división puede presumir de semejantes antecedentes, aunque también hay que recalcar que el último equipo del Oeste de la L.N. que gana una Serie Mundial fueron los Diamondbacks en 2001.
Pero cuando se trata de que todos los equipos tengan la oportunidad de llegar a los playoffs, esta es la mejor división y esa oportunidad sigue vigente este año.
Aunque los equipos de esta división no han hecho los movimientos de más peso este invierno, la paridad del Oeste de la L.N. se ha extendido hasta el receso de temporada. Cada uno de los conjuntos que espera competir ha hecho ajustes para estar en la pelea hasta el final.
Tomemos a los Diamondbacks como ejemplo. El conjunto bien podría pasar de terminar en el último lugar en la división al primer lugar, ya que adquirieron dos abridores jóvenes y talentosos, Edwin Jackson e Ian Kennedy. Ellos trabajarán junto a Dan Haren, quien ha sido seleccionado para el Juego de Estrellas en tres ocasiones. La mejor adquisición que los D-backs podían desear se les dio, ya que retuvieron al as Brandon Webb, quien se perdió toda la temporada de 2009 por una lesión en el hombro. En cuanto a los jugadores de posición cuentan con muchos jóvenes talentosos como Chris Young, Justin Upton y Stephen Drew.
“Creo que somos mejores ahora”, dijo recientemente el gerente general de Arizona, Josh Byrnes. “No vamos a predecir quién ganará la división ni vamos a declararnos los favoritos. Vamos a tratar de mejorar e ir a los entrenamientos sabiendo que tenemos una oportunidad. Creo que sí la tenemos”. Lo que es obvio para Byrnes es el que Oeste de la L.N. sigue siendo una división divertida.
“Es una división emocionante y competitiva”, dijo Byrnes. “Hay muchos juegos de pocas carreras. Hay jugadores jóvenes muy buenos. Creo que es un béisbol emocionante”.

Los Dodgers de Los Angeles, los campeones de la división en los últimos dos años, no han hecho mucho en este invierno para tener una gran ventaja sobre sus rivales. Es comprensible que se hayan enfocado en renovar los contratos de cuatro de sus jugadores principales que eran elegibles para la agencia libre.
Los azules lograron acuerdos multianuales con Matt Kemp, Andre Ethier y Jonathan Broxton y firmaron a Russell Martin, quien tuvo una campaña difícil en 2009, a un contrato de un año. También volvieron a firmar a dos veteranos - el dominicano Ronnie Belliard y a Brad Ausmus.
Los Rockies de Colorado han reforzado sus planteles con veteranos con la idea de dar el próximo paso tras un increíble desenlace en 2009. Con jugadores jóvenes como Troy Tulowitzki, el venezolano Carlos González y Ubaldo Jiménez encontrando la forma, es comprensible.
Los Gigantes, quienes terminaron en el tercer lugar en 2009, esperan haber reforzado su orden ofensivo con Aubrey Huff. Pero están en posición de llegar más lejos este año, ya que el venezolano Pablo Sandoval regresará más esbelto para ayudar a la ofensiva.
Mientras que los Padres podrían tratar de mejorar su foja de 75-87 del año pasado, su primer pase a la postemporada desde 2010 sería la historia más sensacional en el béisbol, ya que es algo que pocos esperan.
Aun sin ese giro inesperado, lo que sí está claro es que la división está más reñida ahora que cuando comenzó la temporada baja. La paridad del Oeste de la L.N. es algo que se ha desarrollado con el paso de los años. Crea una atmósfera de esperanza para los cinco equipos año tras año.