Deportes

¿Quién más fiero?


Edgard Tijerino

¿Cuándo fue la última vez que dos pitcheres ganadores del Cy Young se enfrentaron en un inicio de Serie Mundial? Amigos, es necesario regresar el video hasta 1995, hace 14 años, para encontrarnos con Greg Maddux, de los Bravos, fajándose con Orel Hershiser, de los Indios, quien tomó el lugar de Denis Martínez porque el nica había trabajado contra Randy Johnson, asegurando tres días antes el pasaporte de Cleveland al Clásico.
Hershiser ya no era el mismo, pero Maddux estaba en la cima de la montaña, en cambio, los abridores de hoy, C.C. Sabathia y Cliff Lee, ambos zurdos, ganadores del Cy Young con los Indios en 2007 y 2008, se encuentran humeantes, inspirados, difícilmente bateables, atravesando un gran momento.
Hubo en tiempo en que los dos más fieros abrían una Serie Mundial, pero con el invento de los playoffs se impusieron transformaciones y las rotaciones se movieron de acuerdo con las nuevas exigencias para sobrevivir. Eso dificultó los enfrentamientos entre los mejores pistoleros en el juego de apertura de cada Clásico.
¡Ah, qué tiempos aquellos cuando se avanzaba directamente a la Serie Mundial! Don Newcombe cruzando disparos con Allie Reynolds; Warren Spahn contra Whitey Ford; Bob Gibson frente a Danny McLain; Don Gullet batallando con Luis Tiant. Pero, ¿no me digan que no apreciamos al máximo los playoffs? ¡Cómo pudimos vivir sin ellos tanto tiempo!
Sabathia fue el pilar fundamental de los Yanquis, y Lee la pieza clave para fortalecer el pitcheo abridor de los Filis. Sabathia presenta 3-0 con 1.19 en la postemporada, en tanto Lee, 2-0, un juego sin decisión y 0.74 con 20 ponches cada uno. Exceso de veneno zurdo en la colina.
Hasta hoy, ninguno de ellos ha trabajado frente a baterías tan presionantes y explosivas como las de Yanquis y Filis, pero es obvio que pueden desactivar cualquier cantidad de cartuchos de dinamita, así tengan “marca” Rodríguez o Howard. Sin embargo, el riesgo estará ahí, frente a sus narices, sin importar el significado que tengan las cifras brillantes y los antecedentes.
Naturalmente, sin subestimar la presencia amenazante de los grandes y aceitados cañones, existe la sospecha de un duelo de pitcheo. Fallar en este primer juego, con tu “as de espadas”, es grave, sobre todo para los Yanquis porque están en casa.
La temporada de Sabathia fue mejor que la de Lee, contaminado por la mediocridad de los Indios, y temprano balance de 2-6, viendo a Sabathia con 8-6 antes de saltar espectacularmente a la grandeza. Lee registró 7-4 con los Filis después de 5-0 cuando llegó, mientras Sabathia construyó una racha de nueve triunfos antes de perder en su última salida contra Toronto.
Equilibrados en poder, recursos, uso de combinaciones, en bases por bolas, en ponches, en jonrones permitidos y en innings lanzados, cuesta fijar un favorito para la primera batalla hoy, aun considerando una pequeña y difícilmente perceptible ventaja de Lee en efectividad (3.22 por 3.37).
Tomemos asiento frente al televisor. Llegó la hora de los escalofríos.

dplay@ibw.com.ni