Deportes

Fallar, sería grave


Aquí, todos queremos ver a Vicente Padilla en los Play Offs. Con balance de 3-0 en cinco aperturas como un Dodgers, el pistolero pinolero rescatado de las brasas recientemente por el jonrón de Rafael Furcal, no debería ser tema de debate como brazo fijo en la rotación de cuatro que utilizará Joe Torre buscando cómo avanzar hacia la Serie Mundial, pero lo es, porque el mánager, con ese gesto de bulldog nada amistoso, refugiado en un silencio “ensordecedor”, no envía señales claras sobre lo que está pensando alrededor de seis tiradores, dos de ellos en la paila de la incertidumbre como lo son Chad Billingsley –pese a su brillante actuación de anoche- y Clayton Kershaw, todavía con su “cansada” escopeta en el closet.
De alguna manera, el pitcheo de sólo un hit en seis entradas ofrecido ayer por Billingsley –jonrón de tres carreras de Ryan Zimmerman después de dos boletos- en una derrota de los Dodgers por 5-4, y su sostenimiento como más ganador del staff con 12, aún con el preocupante bajón de rendimiento en que estuvo sumergido, complica las valoraciones que pueda realizar Joe Torre respecto de la postemporada, con el resurgimiento de Kuroda, lo mostrado por Jon Garland, esa confianza en Randy Wolff, y el estar pendiente del trabajo que realice el domingo Kershaw contra los Piratas.
Fallar hoy (5:05 pm), tratando de sujetar el bateo del equipo más perdedor en las Grandes Ligas con 99, sería grave para Padilla, porque lo dejaría expuesto a cuestionamientos. Vicente está en uno de esos momentos de mayúscula exigencia, en los cuales, necesitas impresionar, algo que pese al batazo de Zimmerman, logró hacer Billingsley, quien se balanceaba –y todavía lo está haciendo- al borde del descarte.
Uno piensa, sin necesidad de uniformarse como nicaragüense, que Padilla se ha ganado a pulso, un sitio en la rotación postemporada, pero es Torre quien maneja posibilidades de acuerdo con sus evaluaciones. Y no es que exista el temor de ver a Padilla fuera del staff, porque por su poder, audacia y experiencia, permite considerarlo muy útil en el bullpen, asignándole cualquier tarea, ya sea larga o corta, sino que estamos claros, su mejor funcionamiento es como abridor.
Esta noche, Torre colocará una lupa sobre cada uno de los lanzamientos de Vicente Padilla, llenará la libreta de apuntes y lo escudriñará con diferentes miradas. Hasta hoy, la contratación de Vicente es una gestión exitosa para los Dodgers, pero detrás de su primera apertura irregular, necesita mostrarse de cuerpo entero como dominador, frente a una batería que –con excepción de Zimmeman- Billingsley estuvo manejando con un dominio absoluto.
No se trata que Padilla gane o pierda el juego, lo que se necesita es una actuación convincente. El podría perder un gran duelo, o salir consecuencia de un solo batazo como Billingsley anoche, pero impresionando, haciendo que Torre crispe su puño y lo sacuda de satisfacción por lo visto, no que se trague el lápiz de los apuntes después de tanto masticarlo.
Frente a este equipo pequeño, Vicente Padilla debe ofrecer una gran actuación. Fallar, está prohibido.

dplay@ibw.com.ni