Deportes

Ferreti se aferra


Mariano López

La actualidad deportiva en Nicaragua no ha pasado por el fútbol. La selección de Béisbol con la eliminación le ha ganado. No era para menos, pues las derrotas padecidas ante Holanda y Puerto Rico han dejado un sabor amargo en los pinoleros. Los chicos de la Feniba quedaron fuera de contienda.
En cuanto al fútbol fue necesario ir a nuestros archivos para encontrar cuándo fue la última vez que Real Estelí perdió dos encuentros en fila, esto ocurrió en la temporada 92-93 cuando el 27 de diciembre del 92 Diriangén le ganó 1-0, y una semana después Deportivo González les derrotó 2-1.
La actuación de los rojinegros está cumpliendo con las expectativas y con el presupuesto, porque no pierde y lidera la tabla en una muestra clara de que encontró el camino adecuado hacia el éxito. Pese al empate mostró gallardía y condiciones para estar arriba.
El presupuesto del Real Madriz es tan modesto que apenas tienen para el transporte. El domingo no pasó muchos apuros para deshacerse del voluntarioso equipo Diriangén. No se confundan por el marcador final, ya que a los del técnico Fredal Murillo le tienen tomado la medida y les ganan hasta con el uniforme.
En las dos temporadas, el VCP-Chinandega le ha encajado tres derrotas, dos de ellas 3-1, al Real Estelí, que causaron gran escándalo. Y como no hay dos sin tres, el domingo llegó otra victoria. Ese fue el pensamiento inicial del dueño Vicente Padilla “quiero que los muchachos salgan a ganar todos los partidos”.
Carlos Alonso y Adrián Morales fueron los artífices del triunfo, el club está empezando a entenderse y eso se refleja en los números colectivos e individuales.
En cuanto al Estelí, más de lo mismo. Elmer, Rudel y Wilson no pueden ganar los partidos solos. La defensa es calamitosa y el centro del campo un berenjenal en el que nadie se entera de lo que pasa. Sólo Chacón intenta cosas diferentes en este equipo. Lástima su carácter frío, porque por calidad es lo mejorcito del campeonato. El “Tren” es quinto, con diez puntos.
Los de Jinotepe ya anunciaron la temporada pasada que habían crecido, jugaron la semifinal del Clausura. Pero en ésta se están superando. Su juego es poco atractivo, casi vulgar, pero le echan casta y entusiasmo. Eso más el panameño Álvaro Salazar, Emilio Palacios y la perla Armando Reyes, les ha aupado para convertirse en dolor de cabeza para cualquiera.