Deportes

“Me tragó la tierra”


Francisco Jarquín Soto

¿Qué si se aguantó mucho a Diego Sandino o no había relevistas confiables para frenar a Holanda después de acercarse 4x3 en el octavo inning o estaban guardando a los lanzadores para hoy ante Puerto Rico? Muchas conjeturas por responder, algunas de ellas discutibles sobre todo el cómo se manejo el pitcheo en este juego de vida o muerte.
Lo cierto es que Diego estaba dominando con relativa calma a los holandeses en el sexto y séptimo innings en su relevo hasta que recibió ese enorme cuadrangular de Curt Smith abriendo tanda en el octavo. Pero luego de eso sí parece que lo echaron a morir, porque hubo señales que mostraban claramente que ya no estaba como para mantenerlo en la loma. El hit de Sharlon Schoop, el descontrol que provocó la base a Eugene Kingsale y aún así no lo sacaron, solo para que permitiera el vuelacerca de tres carreras de Yurendell Decaster que cambió la historia del partido y el Mundial para Nicaragua.
“Hice lo que pude. Recuerden que vengo de tirar nueve entradas contra Inglaterra el miércoles. Puse todo mi esfuerzo, siempre he estado dispuesto a tirar cuando me necesiten, sentí que podía ayudar al equipo pero Holanda es un equipo fuerte y conectaron bien mis lanzamientos”, comentó Sandino.
“Cuando miré salir los jonrones (Smith y Yurendell Decaster) sentí que me tragó la tierra. Me dolió mucho porque sabía que dependíamos mucho de esta victoria para seguir peleando la clasificación. Entiendan que no tuvimos la culpa de lo que pasó, pusimos todo nuestro esfuerzo para que las cosas se dieran”, recalcó Diego, quien logró dos triunfos, ambos contra los ingleses, y sufrió ayer su primer revés del Mundial.
Sandor Guido, autor del jonrón que tuvo a Nicaragua en ventaja 4x2 hasta el octavo episodio, dijo que la derrota fue muy dolorosa por la forma en que se definió. “El cuadrangular que conecté nos levantó los ánimos, pensamos que no sería nada fácil porque Holanda tiene un gran equipo, el mismo que jugó en el Clásico Mundial pero demostramos que teníamos para pelear, para ganarles, pero no pudimos retenerlos”.