Deportes

Cabrera, un diablo


Francisco Jarquín Soto

Cuando parecía ir de picada su promedio con sólo dos hits en sus últimos 15 turnos y rayando los 250 puntos, Everth Cabrera hizo erupción aunque no precisamente con grandes batazos, pero con poco fue letal ante los Diamondbacks, que quedaron tendidos 6x5 contra los Padres en diez innings por sencillo del nica remolcador de la carrera decisiva.
Fue una tarde de tres inatrapables para Cabrera, pero lo más importante es que volvió a poner la pelota en juego y a base de velocidad e inteligencia se acreditó dos infieldhit antes de convertirse en el factor decisivo para San Diego por segunda vez esta campaña. La primera fue el siete de agosto con un grand slam frente a Francisco Rodríguez, el rematador estelar de los Mets de Nueva York.
Como ha sido costumbre en los últimos partidos de Everth, sus dos imparables fueron dentro del cuadro. En el primer episodio por batazo difícil al campo corto ante el abridor Doug Davis. En la tercera entrada tocó por el propio pítcher y consiguió su segundo hit, pero después se ponchó viéndola pasar en el cuarto, quedó por escogencia en el sexto y falló en rola a tercera en el octavo. Antes, en el séptimo cometió dos errores.
En el décimo con el juego empatado 5-5, con un out, disparó el cohetazo por el derecho que mandó al plato a Luis Durango para acabar con la angustia de los Padres. Cabrera mejoró su promedio a 263 puntos por 84 incogibles en 320 turnos, llegó a 28 remolques.
Sevilla pierde ventaja
Wilton López o Aristides Sevilla reapareció con los Astros en una labor de una entrada, el sexto, ante los Rojos, pero permitió que le empataran el duelo que ganaban 5x4.
Esta vez le dieron una gran responsabilidad. Fue el primer relevista del juego luego que saliera el abridor, Yorman Bazardo. Sin embargo el leonés no pudo retener la ventaja. Le abrió la tanda con hit Wladimir Balentien, y tras dos outs, incluido ponche, incogible de Drew Stubbs propició el empate aunque sacó el último out.
Houston perdió el encuentro 6x5 con jonrón de Stubbs en el séptimo. Sevilla salió sin decisión, pues ya no apareció en el séptimo, pero desmejoró su efectividad a 10.29.