Deportes

Urge retorno del poder


Francisco Jarquín Soto

De pronto la pólvora que mostró la Selección en la primera fase del Mundial de Béisbol desapareció. Los 13 jonrones que sumaron Jimmy González (5), Edgard López (3), Sandor Guido (2), Esteban Ramírez (2) y Danilo Sotelo (1) y casi 30 carreras en tres juegos, son ahora el mejor recuerdo que tenemos del torneo pero en Zagreb, Croacia.
Y si bien es cierto que de por medio estuvieron los duelos ante croatas e ingleses, a Japón también se le conectó fuerte. Dos cuadrangulares de Edgard y uno de Jimmy y Esteban, produjeron las ocho careras, aunque también es justo decir que recibimos 14 ponches del pitcheo asiático.
Pero desde que Nicaragua arrancó la segunda etapa en Holanda ya en otro estadio, contra Venezuela y Cuba, se esfumó el punch y lo que es peor, tampoco batean en el momento oportuno. El mejor reflejo de esa poca productividad es el cuarto bate del equipo, Justo Rivas, quien tiene ocho ponches y promedio de 222 puntos.
¿Será que fue propicio el estadio de Zagreb para lucir tanto poder o eran demasiados débiles los rivales? Aunque insisto no se pueden hacer las mismas conjeturas con Japón por su nivel, y aún así se les anotó ocho veces, casi el promedio de los primeros juegos.
Para este mediodía los nicas se enfrentan a Inglaterra al mismo que noquearon 10x0 en la primera fase pero no se nos puede escapar un detalle curioso. Nicaragua lleva 41 ponches recibidos en el torneo y esa cifra es “superior” a la de los ingleses, solo por dos dígitos. 43 abanicados tienen los europeos, un bateo que jamás debe compararse a la calidad de nuestro béisbol que se juega casi los 365 días del año.
Se necesita más que nunca reaccionar con poder o bateo oportuno, o porqué no las dos cosas, si se quiere clasificar a la tercera vuelta. Después de hoy, queda pendiente el duelo contra Corea del Sur mañana, el viernes se miden a España, el sábado nos espera Holanda y se cierra el calendario de esta etapa el domingo contra Puerto Rico.
Lo ideal sería ganar cuatro de esos cinco juegos pero no se puede obviar que los coreanos, holandeses y boricuas se nos pueden cruzar en el camino como ha ocurrido en otros torneos importantes.
Por ahora, el jugador más feroz con el madero sigue siendo Jimmy González con sus 12 carreras empujadas, cinco jonrones, once hits, que han sido claves para ubicarlo como el líder de bateo del Mundial con .688 de average en los primeros cinco partidos. Su más cercano rival es el holandés Sharlon Schoop con .625. A pesar de este bajón de voltaje, Nicaragua con las cifras espectaculares de la primera etapa, es el cuarto mejor equipo en bateo con .325 (55 hits en 169), superado por los 327 puntos de Japón, con 329 está Australia y Cuba que con 333 es el más oportuno frente al pitcheo rival. En pitcheo somos sextos con 3.29. Cuba es el líder con 1.88.