Deportes

“No lo pensé, no lo creía”


Francisco Jarquín Soto

Hasta hace unos días se discutía si valdría la pena si Feniba debía pagar los cuatro mil quinientos dólares del seguro que Major League Baseball exigía para que el pítcher de los Yanquis de Nueva York, Elvin Orozco, pudiera hacer algún envío en el Mundial de béisbol con la Selección Nacional.
El mánager Davis Hodgson no titubeó en sugerir que lo hicieran y ahí está el resultado. Orozco, un joven que cumplirá 21 años, atornilló a la artillería cubana –casi la misma que estuvo en el Clásico-, sin permitir sin hit hasta el sexto inning.
“No pensaba en que duraría más de tres o cuatro innings ante Cuba. Fue casi un sueño, porque no creí que los tendría dominados. Pero estuve controlando mucho la recta que me ayudó a salir de problemas. La ubiqué donde quería, me mantuve concentrado en lo que debía de hacer y lo hice hasta el sexto”, recordó Orozco. Yulieski Gourriel fue sorprendido por envíos rápidos que de repente se subían cuando llegaban al home. Con ese mismo lanzamiento el tercera base de Cuba se ponchó en el primer episodio.
“Es un buen lanzador. Nos estuvo complicando con su recta, que me luce era su mejor arma, pero hicimos algunos ajustes y vinieron las carreras”, dijo Gourriel. “Nicaragua sabemos que siempre trae un buen equipo, juegan un buen béisbol, pero no imaginé que sería un partido tan ajustado en el marcador”.
Orozco concedió cuatro boletos, todos con turnos bien trabajados ante Frederich Cepeda y Alfredo Despaigne en el segundo episodio, uno más en el tercero a Michell Enriquez y el último fue a Yoennis Céspedes en el quinto, pero ninguno estuvo de por medio en las cuatro carreras de los cubanos.
“No podés equivocarte con Cuba, se me quedó una recta alta y Yulieski la aprovechó bien. Pero demostramos que tenemos para pelear en este Mundial y este sólo fue un traspié, espero tener otro chance de darle un triunfo a Nicaragua”, agregó Orozco.
“Todos disfrutamos de este juego, merecíamos ganar, pero incluso con la derrota estoy seguro que todos estamos satisfechos por el trabajo. Con Venezuela no tuvimos el mejor partido, pero con Cuba, lucimos como el equipo que hemos estado acoplando en el Mundial”, expresó Sandor Guido.
El veterano de grandes batallas, Pedro Luis Lazo remató por los isleños tirando 3.1 entradas sin carreras, con sólo dos imparables permitidos y seis ponches propinados. “Tengo años de estar viendo al equipo de Nicaragua en varios torneos y sé cómo dominarlos.
Lo hago a base de mucha velocidad y buena localización, sin descuidarme, porque se trata de bateadores agresivos que saben pegarle a la pelota. Fue un juego muy difícil para nosotros, pero estamos acostumbrados a las dificultades”, manifestó Lazo.