Deportes

Hay un titán que llora


Edgard Tijerino

¿Usted es argentino, o seguidor casi apasionado del equipo gaucho y su magia súbitamente desaparecida? Seguramente está soñando con el pasado que añora, viendo cómo se ha recortado el tiempo que nunca volverá, y esbozando una lágrima bajo el ala del sombrero que ya no puede contener.
¡Cómo grafica el tango “Cuesta abajo” a este equipo argentino, que derrotado 1-0 por Paraguay, psicológicamente se debe sentir como un inválido, en tanto su técnico, Diego Maradona, parece un náufrago!.
Sólo siendo absurdamente pesimista, se podía pensar en la posibilidad de ver a esta Argentina, con tantas figuras cumbres capaces de exhibir múltiples recursos, con la jefatura del mejor jugador del planeta, Lionel Messi, perder cuatro de cinco juegos, precisamente en la etapa crucial. Pero exactamente, eso ha ocurrido.
Ayer, dos pelotas envenenadas disparadas por Nelson Haedo Valdés al minuto 7 y por Jonathan Santana a los 22, fueron devueltas por el poste izquierdo y el travesaño con Argentina escalofriada y el arquero Romero próximo al infarto. Y a los 27, esa estupenda combinación que tejieron Edgar Barreto y Salvador Cabañas, con el pase rasante hacia la izquierda para la penetración y el remate mortífero de Haedo Valdés, junto al palo derecho, agigantando a los aguerridos paraguayos con esa ventaja de 1 por 0, defendida con el sudor de los huesos y el resoplar de los pulmones.
Argentina trataba de manejar la pelota, pero carecía de fuerza, no encontraba claridad, y por supuesto, no pudo conseguir facilidad para penetrar. ¡Movete Argentina, movete!, gritaban desde las tribunas mientras Messi intentaba estar en todos lados y hacerse sentir, sin poder lograrlo por la firmeza de la defensa guaraní.
Cuando a los 53 minutos Argentina queda con 10 hombres por la segunda tarjeta amarilla a Verón, las posibilidades de recuperación parecen marchitarse, pero aún con las dudas en su defensa y no poder cambiar de ritmo, Argentina supo pelear y hasta logró presionar, pero sin apretar el gatillo. Un disparo de zurda realizado por Messi desde afuera, no tuvo peligro, sin embargo, con medio minuto de vida, por concluir el tiempo de reposición, casi, casi, Martín Palermo empuja un centro hacia las redes en las propias narices de Villar, pero su pierna izquierda quedó corta por un par de pulgadas. Fue esa, la más grande opción de la tropa de Maradona.
Con 30 puntos, Paraguay asegura su boleto para el Mundial, en tanto Argentina anclada en 22, uno menos que Ecuador -vencedor de Bolivia 3 por 1-, y cinco detrás de Chile que perdió 4-2 con Brasil, pasó al incómodo quinto lugar, favorecida sí por el triunfo obtenido por Uruguay sobre Colombia 3-1, que impidió a este equipo nivelarse con Ecuador.
Con dos juegos pendientes, uno frente a Perú que es un “cadáver”, y otro contra Uruguay, metido en la pelea con 21, Argentina tiene margen para sobrevivir, pero, cuesta abajo y de rodada, ¿tendrá la lucidez necesaria?
Ese llanto es el de un titán, Argentina, sorprendentemente derrumbada después de perder cuatro veces en cinco juegos, mientras asombrosamente, el mundo sigue andando.

dplay@ibw.com.ni