Deportes

Vieja expectativa, no muere


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni

Un torbellino de fuego, eso es lo que se ha esperado del pitcheo de Vicente Padilla desde que su potencial fue valorado por los expertos, pero de diferentes maneras, él se ha estado deslizando hacia una inquietud a ratos desesperante.
Pero en Texas, la creencia en ese potencial no se ha debilitado, sigue siendo fuerte. En el último número del Sporting News, los Rangers confían en un exitoso retorno del pinolero a su nivel de rendimiento en 2006, cuando ganó 15 juegos.
¿Por qué creer eso? Los Rangers consideran que lo mostrado por Padilla en sus últimas ocho aperturas, después de superar el problema presentado en su triceps derecho, ganando tres y perdiendo dos, con 3.86 en efectividad, ofrece un buen soporte para el sostenimiento de esa expectativa.
Vicente, quien todavía no se reporta a la Liga Mexicana del Pacífico, asegura que su brazo está lo necesariamente recuperado para ser sometido a un esfuerzo superior a los 200 innings en 2008, en ruta hacia los 31 años.
Hasta hoy un pitcher intermitente, Padilla, firmado hasta 2009, con opción de Texas para 2010, cubrirá el segundo año de su contrato de tres por 34 millones de dólares, que le ha permitido un espectacular salto financiero.
La Gerencia de los Rangers, que no le seguirán pagando a los Yanquis el complemento de Alex Rodríguez, andan en busca de un abridor calificado, llegando a mostrar interés por el inalcanzable zurdo de los Gemelos Johan Santana, un potencial agente libre al terminar la temporada de 2008.
Kevin Milwood nunca fue el líder de staff que ellos imaginaron y el propio Padilla se ha quedado corto respecto a los cálculos sobre sus proyecciones, excepto en 2006, lo que le facilitó conseguir ese grueso contrato que lo convirtió en el atleta nica con mejor salario en el repaso de todos los tiempos.
Incorporando la madurez a su repertorio, Padilla parece estar claro de necesitar la mejor condición física en busca de estabilizar su rendimiento. En su agenda está trabajar en México y funcionar a fondo en el entrenamiento primaveral.
En medio de nuestra natural ansiedad, año tras año, hemos estado dibujando anticipadamente posibles temporadas exitosas de Vicente, incluso aproximándolo a las 20 victorias, pero su brillo sólo ha sido visto en tres temporadas, las dos de 14 triunfos en 2002 y 2003 con los Filis, y la de 15 registrada en 2006 con Texas.
Asi que, la vieja expectativa vuelve a cobrar vida.