Deportes

Está que arde


Román “El Chocolatito” González mantiene tan firme su sueño de ser Campeón del Mundo, que no existe ni fuerza ni razón en el mundo que pueda torcerle el propósito.
Y como ha sido costumbre, “El Chocolatito” ratificó en la pesa ese interés, marcando 108 libras exactas, una menos que su rival, el panameño Javier Tello, que desde su arribo al país demostró una determinación infranqueable de querer agriarle la noche al prospecto nicaragüense.
“Mental y físicamente me he preparado tan bien para la travesía de alcanzar el sueño, que en mi mente no existe más que la corona del mundo. Quiero ser campeón y voy a lograrlo”, dice con mucha fe González, mientras se alista para librar otra ardua batalla.
Esta noche en el Centro de Eventos de Casino Pharaohs, Carretera a Masaya, el joven gladiador pinolero estará ante Tello, que aparece como una buena prueba para medir la calidad de González. Ambos escenificarán el combate estelar de la velada que ha sido llamada “A un paso del título”.
“Me gusta, porque según la información aguanta y va hacia adelante. No quiero enfrentarme a rivales que se caen rápido. Quiero de los bravos para demostrar a los incrédulos que soy bueno y tengo calidad con todo tipo de adversarios”, dijo “Chocolatito”.
Con palmarés de 15 victorias sin derrotas y 15 nocauts, Román se ha convertido en la joya más preciada de
nuestro boxeo. Es la combinación de un púgil con buena línea boxística y una pegada demoledora. A eso súmenle gran capacidad de asimilación, y juntos todos esos elementos no hay manera de fracasar.
Tello, el oponente de Román, es limitado. Se le califica como buen peleador por lo bravo que luce en el ring. No da paso atrás, al menos así lució contra Nerys Espinoza aun cuando fue aniquilado en cinco vueltas.
La gran interrogante del combate, indiscutiblemente que debe de estar alrededor del panameño… ¿Qué arma tendrá para evitar ser dañado rápidamente por el “Chocolate?
Con ganchos devastadores, una especialidad en el contragolpeo, tremendo cerrando espacios y lo mejor, un ritmo sostenido de pelea de principio a fin, “Chocolatito” no debe tener problemas para la victoria, y para sobrevivir, Tello necesitará algo más del calificativo de buen peleador.
“En todos lados, tanto a nivel nacional e internacional, he demostrado mi calidad. Todos han visto que mis manos hacen daño y hasta el momento, nadie me ha sobrevivido toda la ruta”, dijo González. “Quiero hacer una buena pelea, quiero que el combate sea un show, y ojalá mi rival se preste para ello”, añadió.
El combate semiestelar será protagonizado por Evert Briceño (27-4, 15 KO), quien marcó 112 libras en el pesaje, para medirse al canalero Edwin Díaz (8-10, 3 KO) que pesó 113 libras. Habrá otras siete peleas, entre ellas Nery “Picapiedra” Espinoza (109 libras) contra Miguel Téllez (108). La función inicia a las 7 de la noche y el costo de las entradas serán de 150 córdobas general y 400 córdobas ring-side.