Deportes

Ventajas lucen definitivas


Mariano López

En una semifinal de fútbol es muy importante la localía, y más cuando se tiene la ventaja y la final está haciendo señas.
Los reputados Real Estelí y Diriangén así lo entienden y tratarán de no reflejar en el marcador su manifiesta superioridad ante Bluefields y Walter Ferreti, al final de cuentas deben luchar para llevarse el triunfo en los partidos de vuelta del Apertura 2007, el domingo a partir de las 2:30 de la tarde en Estelí y Diriamba, respectivamente.
¿Son definitivas las ventajas? La experiencia nos indica que en el deporte nada puede darse por un hecho. Sin embargo, a Estelí y Diriangén, después que ganaron con idénticos 3-1 como visita, les basta un empate, pero deben asegurarlo.
En el partido de ida, Diriangén fue mucho mejor que Ferreti, generó más juego ofensivo y mentalmente fue más fuerte. No había justificación alguna por el arbitraje.
Los rojinegros jamás lograron recuperase del gol tempranero que contó con la complicidad de un nervioso portero Sandro Ortiz, que mostró manos de mantequilla sobre disparo cruzado de larga distancia ejecutado por el hondureño César Salandia. Cierto, la molestia por lo ocurrido ofusca la mente, sin embargo parte de la preparación de un profesional debe estar fincada en lo psicológico, y ahí Ferreti fue muy inferior a Diriangén.
Los capitalinos no tuvieron reacción a los embates de la escuadra diriambina que copó espacios, tuvo llegada por los costados y generó oportunidades, aunque muchas las desaprovecharon, lo que le priva de enfrentar con mayor tranquilidad el partido de vuelta en el “Cacique Diriangén”.
Por otro lado, lo ocurrido en el “Glorias Costeñas” fue una auténtica debacle para el equipo revelación de la campaña regular. Bluefields naufragó en su casa donde tuvo la visita de Real Estelí. No tuvo capacidad de reacción, a pesar de que lo intentó, le faltó chispa y puntería en la última punzada, lució endeble en la defensa, sin cohesión en el mediocampo e inoperante en la delantera.
Los caribeños jamás aparecieron en el terreno de juego y deben agradecer a todos los santos no haberse llevado una goleada humillante en su casa. En el Independencia, será muy complicado y harto difícil que los dirigidos por José Manuel Ballesteros puedan reaccionar, ante un rival tan pesado como Estelí.
Remate anecdótico
Martín Mena no es el entrenador con más títulos en Nicaragua, pero sus equipos siempre han clasificado a la semifinal, y el hecho de tener tanta regularidad nos habla de su gran capacidad. Otoniel Olivas ha madurado mucho como técnico, al grado que desde que debutó en 2003 no ha perdido una semifinal. Con lo anterior queda claro que el etiquetar a los entrenadores no es lo más adecuado, pues aunque tengan un sello característico por su estilo de juego, no siempre hacen jugar a sus equipos como a ellos les agrada, lo hacen buscando obtener los mayores beneficios deportivos.