Deportes

Hansack aprieta tuercas


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
Tenía ciertas reservas sobre el debut de Devern Hansack en el béisbol dominicano, todavía con buen nivel de exigencia a la orilla de la devaluación sufrida en todo el Caribe, con la pérdida del brillo por la falta de los superastros caseros. Ahora ellos prefieren sentarse a descansar sobre sus gigantescos salarios, evitando tomar riesgos.
Peloteros del calibre de Willie Mays, Roberto Clemente y Reggie Jasckson necesitaban en otros tiempos jugar en la pelota caribeña y mostrarse de cuerpo entero para sumar algunos billetes.
Era natural tener reservas con Hansack. Aunque fue llamado por los Medias Rojas en septiembre por la gran actuación registrada en Triple A con el Pawtucket, sólo fue utilizado en un relevo de tres entradas contra los Orioles, replegándose a su casa en Laguna de Perlas durante octubre y noviembre.
Consideramos improbable que hubiera invertido el tiempo en afilarse, pero lo que enseñó el domingo contra los Gigantes de Cibao, aunque sólo es una primera señal, demuestra que sí lo hizo.
El colega dominicano Jorge Torres nos entrega el informe del primer trabajo de Hansack, funcionando efectivamente durante dos entradas como relevista, que es como lo quieren ver los Medias Rojas, aunque el interés de ellos por el futuro inmediato del pinolero no parezca ser lo suficientemente fuerte.
Hansack ponchó a tres y no permitió hit lanzando las entradas seis y siete detrás de Derrek Lee, en la derrota de las Águilas por 3x2 ante los Gigantes. ¡Qué buena faena presentando credenciales!, incluso, le quitó importancia a los dos golpes propinados.
Seguramente el armamento de Hansack, esa curva amplia y rápida, sus rectas con aterrizajes a 90 y 91 millas, el slider controlado y su atrevimiento para fajarse sin el menor temor, impresionaron al público y a los cronistas.
Uno piensa, sin la garantía de la certeza, por supuesto, que una actuación consistente de Hansack en Dominicana y el mostrar una dentadura más reluciente en el entrenamiento primaveral pueden hacer sonar el despertador entre los evaluadores de talento de los Medias Rojas y convertirlo en alguien verdaderamente apreciado.
Lo clave en este momento, frente a este nuevo reto, es la concentración mental y de esfuerzos del tirador derecho que se aproxima a los 30 años, una edad que te obliga a pisar fuerte el acelerador para poder disponer de algún tiempo en el mejor béisbol del planeta.
La primera señal ha sido alentadora. Ojalá Hansack pueda llegar a ser una pieza importante como parador en el engranaje monticular de las Águilas. Todos estamos deseando verlo fajarse en la cima de la montaña.