Deportes

Un súper staff


dplay@ibw.com.ni

¡Qué pitcheo ese de 1972! Cada brazo por su consistencia y sabiduría parecía ser un factor de seguridad.
¡Qué admirable fue ver trabajar a ese staff!
Hay muchas fuentes de inspiración, la poesía de los lagos, el hechizo de las cascadas, la brillantez del arco iris, y por supuesto, ese pitcheo que vimos funcionar con tanta maestría en el Mundial de 1972.
Sin esas escopetas no hubiera sido posible esa actuación tan impresionante e imborrable, lograda por la Selección más admirablemente recordada. A lo largo de 140 entradas, esos ocho tiradores registraron 0.96 en carreras limpias, permitiendo sólo un jonrón.
Fue difícil la decisión de no incluir a Porfirio Altamirano por considerar que necesitaba un poco más de experiencia. Era obvio que Porfirio tenía la estatura para integrar ese equipo, pero aunque se consideraba con mejor material que Bonard Luzey, se decidió colocarlo a un lado por su falta de experiencia.
Cierto, Denis era también un chavalo, pero se había fogueado en el Torneo de la Amistad realizado en Dominicana, siendo el pitcher abridor contra Cuba, aparte de sus brillantes trabajos ejecutados desde la colina del Granada frente a León en un cierre dramático. Estaba plenamente probado.
Julio Juárez, Sergio Lacayo y Antonio Chévez fueron ganadores de tres juegos, en tanto Aubrey Taylor obtuvo dos victorias, con una de Denis Martínez y otra de Bonard Luzey. En el bullpen, el incansablemente efectivo Antonio Herradora y el rematador Ángel Dávila respondieron a las exigencias.
Fue un alarde de pitcheo que ha multiplicado a los incrédulos con el paso del tiempo. Juárez trabajó para 0.61 en efectividad durante 29 entradas y dos tercios; Lacayo para 0.98 en 27.2 innings; y Chévez para 0.70 a lo largo de 25.2 episodios. Ese tipo de cifras parecen ser producto de la fantasía, no algo real.
El único jonrón en contra del pitcheo nica fue conectado por el canadiense Richard Cruise, enderezando una curva del zurdo Antonio Herradora.
Ese hermetismo explica el deslumbrante balance de 13 victorias por sólo dos reveses, ante Japón y Estados Unidos, en una campaña culminada con el resonante triunfo sobre Cuba por blanqueada.
¿Ha sido ese el mejor
staff de todos los tiempos? Seguramente, visto desde cualquier butaca.