Deportes

¿Un rival cómodo?


La preselección Nicaragua se preparará desde el 3 de diciembre para las próximas eliminatorias mundialistas, Sudáfrica 2010, ante un rival como Antillas Holandesas, que en teoría sería accesible para pasar por primera vez en la historia a la siguiente fase clasificatoria del torneo más importante del planeta.
Pero basarnos sólo en la posición del ranking de la FIFA para medir nuestras posibilidades no sería lo más apegado a la realidad, pues Nicaragua, ubicado en 2004 como 161 del mundo, también tenía una mejor posición respecto a San Vicente y Granadinas (163), y la historia ya sabemos cuál fue en esa clasificación para la Copa de Alemania 2006.
Cierto, la posición de Antillas Holandesas (183 en el mundo) en este instante es muy inferior respecto a la de Nicaragua (162) pero ese mismo ranking de la FIFA puede ser engañoso.
Por ejemplo, una de las cosas que no dicen los números es cómo jugaron las Antillas Holandesas en las eliminatorias pasadas cuando lograron eliminar a Antigua y Barbuda a pesar de que perdieron 2-0 como visitante, pero ganaron en su parque por goleada 3-0.
En la siguiente ronda, los antillanos perdieron en casa un duelo muy disputado con Honduras 2-1, en el que fueron claves dos goles de David Suazo, y de no ser por un tanto que le anularon a los caribeños, los dirigidos por el holandés Pim Verbeek hubieran empatado.
En el partido de vuelta, Honduras goleó 4-0 a las Antillas Holandesas y hasta ahí terminaron las eliminatorias para los isleños. Pero por Honduras andaba lo mejor de su fútbol, con David y Maynor Suazo, Saúl Martínez, Carlos Pavón, Wilson Palacios y Amado Guevara, entre otros.
Los caribeños tienen un fútbol parecido a los de San Vicente, con un juego veloz, con balones por arriba, precisamente una de las mayores debilidades de nuestra selección, y si como referente ponemos los resultados que han obtenido los nicas y antillanos con rivales como Honduras, nuestras posibilidades no parecen tan prometedoras.
Hará falta una preparación rigurosa en Brasil, con mucho fogueo con equipos rápidos, que jueguen mucho por los lados y por arriba, pero aunque el plan de entrenamiento sea el mejor, Nicaragua no puede sentirse jamás en ventaja frente a un rival con características similares a las que mostró San Vicente y Granadinas. Menos, con las antecedentes inmediatos de nuestras selecciones en los últimos torneos.