Deportes

Real, trabado


El Real Madrid no pasó del empate a uno en su primer partido en Nueva Condomina, donde se encontró un Real Murcia concentrado y ambicioso que mereció la victoria.
Ese resultado propiciará que los del alemán Bernd Schuster cedan el liderato si el Villarreal le gana al Almería.
El Madrid, que comenzó el partido sabiendo que su máximo rival, el Barcelona, había ganado su partido frente al Recreativo, tomó pronto el mando.
Así, después de un susto con tiro desviado de Abel en el minuto tres, el conjunto de Schuster puso cerco a la portería de Notario. Sergio Ramos, tras una falta botada por Guti, avisó al meta grana y dos minutos después Robinho, de cabeza y en posición de fuera de juego, inauguró el marcador tras otro centro de Guti.
El tempranero gol del brasileño ‘anestesió’ al cuadro blanco, que estuvo media hora tocando y tocando, pero sin profundidad. El Murcia, por su parte, le puso más entusiasmo en busca del empate, el cual pudo conseguir en uno contra uno de Baiano con Casillas, quien despejó el disparo del delantero estando éste en posición escorada.
La segunda parte no pudo comenzar de peor forma para el Madrid. Cannavaro, al intentar despejar, resultó lastimado y con él fuera del campo el Murcia empató. Abel sacó de esquina y De Lucas, de cabeza niveló la contienda.
Ya con Cannavaro de vuelta en el césped, el equipo blanco siguió sufriendo. Movilla obligó a intervenir a Casillas con un tiro lejano y Richi, de cabeza a centro del inspirado De Lucas, remató fuera desde dentro del área.
El Murcia estaba pasando por encima del Madrid y el centro del campo de Alcaraz le ganaba la partida al de Schuster, en el que Guti apenas aparecía.
El gol parecía más cerca para los de casa y Abel, quien ofreció detalles de gran calidad en su primer partido como titular en Primera División, estuvo a punto de lograrlo con un remate de cabeza a pase de Paco Peña en el minuto 69.
Pasaban los minutos y el líder seguía sin dar señales de vida. Por ello en el 75, Schuster hizo un doble cambio dando entrada a Higuaín y a Robben, quien reapareció tras su lesión, en lugar de Raúl y Robinho.
Ni con esas mejoró la situación para los visitantes y los últimos minutos, con el Madrid con diez por la absurda expulsión de Guti, fueron de acoso local. Abel, con una vaselina que encontró la respuesta apurada de Casillas, y Goitom, cuyo remate se marchó fuera por centímetros, pudieron rubricar el buen partido de un Murcia que partía como víctima, pero que hizo mucho más por sumar los tres puntos que el vigente campeón.