Deportes

Así votaron


Edgard Tijerino

Dos rounds de 10-8, pesan mucho en una pelea tan reñida como lo decía la promoción. Ese fue el fundamento del éxito de Ricardo Mayorga la noche del viernes.
La temprana caída de Vargas, además de esos importantes dos puntos de arranque, proporcionaron al agresivo Mayorga, la confianza necesaria.
El segundo asalto en forma unánime, fue calificado 10-9 para Mayorga, en tanto Glenn Trowbridge y David Mendoza concedieron el tercero a Vargas, con Max DeLuca del lado de Mayorga.
Los tres jueces vieron ganar a Vargas el cuarto, pero en el quinto mientras Trowbridge y Mendoza lo apuntaban a Vargas, DeLuca insistía con Mayorga.
El sexto round, siempre agitado, fue unánime para Vargas, y no hubo discusión acerca de la superioridad de Mayorga en el séptimo cuando Vargas se detuvo supuestamente para reabastecerse de energías.
En el octavo, Mendoza y DeLuca se inclinaron por el nicaragüense, en tanto Trowbridge lo hacia por Vargas.
El noveno y el décimo fueron ganados en todas las tarjetas por Vargas, colocándose en ventaja 2-1, de frente a la recta final con puntuaciones 95-94 y 96-93, mientras DeLuca tenía adelante a Ricardo 95-94.
El 10-8 del round 11 después de la estrepitosa caída, hizo girar la ruleta hacia Mayorga 2-1, resultado asegurado al ganar el último asalto unánimemente.
Una pelea vibrante de atractivas alternativas y muy cerrada. Un legítimo triunfo de Mayorga.