Deportes

¿Qué fue cierto?


Edgard Tijerino

El Forum de Inglewood echaba humo aquella tarde del 24 de noviembre de 1974. Los mexicanos lo habían tomado por asalto, pero la barra nica, aunque pequeña, era ruidosa. Olivares había derrotado a Utagawa y Alexis venía de destrozar a Art Hafey reapareciendo como retador después del naufragio ante Marcel.
Una vez más, Argüello por su punch, fue fijado como favorito, pero Olivares sorprendió a sus sepultureros realizando una brillantísima pelea antes de ser liquidado en el round 13. Aquí tienen un vistazo a las consideraciones previas sobre lo que fue cierto y lo que resultó falso.
1- Alexis debe establecer lo más pronto posible la media distancia. Será en ese terreno en el cual podrá hacer prevalecer sus ventajas en estatura y alcance.
Falso. Fue precisamente en la media distancia que Olivares mandó sobre el ring. El mexicano mostró toda su gama de habilidades para arremeter, contragolpear y desbordar, desorientando a Argüello.
2- Los rounds más difíciles para Alexis serán los primeros cinco, cuando Olivares se esté moviendo con propiedad. Del quinto en adelante, la pelea cambiará con el nica comenzando a imponer el peso de su contundencia.
Falso. Si yo escribí eso no recuerdo. Del quinto en adelante, el crecimiento fue de Olivares no de Alexis y todos estábamos tan desconcertados como el Curro Dossman. Entre el sexto y el décimo asalto, los peligros se fueron multiplicando alrededor de Argüello.
3- En todo instante, la iniciativa será del brioso retador, sin temor a riesgos y decidido a golpear con mayor frecuencia.
Falso. Olivares dosificó su esfuerzo mientras especulaba acertadamente y controlaba el ritmo de la pelea.
4- Olivares está acabado, víctima de un sistema de vida cuestionable. El daño hecho por el alcohol y su falta de adecuado adiestramiento será fácilmente perceptible.
Falso. Olivares se mostró tan bien preparado como cuando destronó a Lionel Rose y recuperó su cinturón frente a Chucho Castillo. ¿Cómo diablos pudo ser considerado acabado quien fue capaz de construir una obra de magistral arquitectura boxística retando la fiera amenaza de un temible adversario? Todos vimos y disfrutamos a un atleta en plenitud.
5- Ahora veremos a un Alexis evolucionado, no aturdido como frente a Marcel en Panamá. Las señales que nos envió en Masaya cuando destrozaba a Hafey son inequívocas, y el trabajo realizado por Dossman será decisivo.
Falso. Era cierto que Alexis había evolucionado, pero no supo soltarse, y por largos momentos lo vimos dramáticamente amarrado.
El rostro del Curro en la esquina y la desesperación en sus gestos, lo decían todo. Argüello dejó sus progresos en la esquina durante los rounds del 6 al 12 mientras la posibilidad de coronarse se escapaba de entre sus manos.
6- El punch demoledor de Argüello será definitivo.
Cierto. Una vez más se demostró que el pegador, con olfato, tiene el tiempo a su favor... Justo cuando Olivares estaba atravesando su etapa de más dominio, Argüello aprovechó el momento, apareció, hizo explosión, mostró su furia aplicando golpes de poder destructivo, y acabó con Rubén.
7- En las sogas Olivares correrá el peligro de perder la cabeza. ¿Cómo podrá escapar del ímpetu de Argüello?
Falso. Rubén mostró suficiente habilidades y mucho corazón en las sogas, como para escapar golpeando constantemente... Para Alexis fue decepcionante no poderlo acorralar en tantos intentos.
8- Las agallas de Argüello jugarán un papel trascendental.
Cierto. Latido por latido, el corazón de Alexis estuvo más acelerado y terminó hinchado. Nunca alguien lo superó en agallas.
9- “Todo acabará hoy para Olivares”, titularon en México.
Cierto. Pero durante 12 asaltos, esa advertencia era “la gran mentira”.
10- ”Alexis durará poco como campeón”, me dijo mientras cenábamos, Toño Hernández, el competente cronista azteca.
Falso. Frente a Olivares el nica se vio disminuido por la presión. Después mostró toda su grandeza.
Una vez más, quedó demostrado que el boxeo no es matemática pura, ni asunto de teoremas como el de Pitágoras. Entre las cuerdas, no siempre el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de los catetos.
De eso, estamos claros.