Deportes

“El chico malo soy yo”


Carlos Alfaro

Ricardo Mayorga vuelve a la acción. Como siempre, salvaje y aguerrido. Desafiante e intimidante. Al menos, durante los actos previos de su próximo gran choque, una vez más se ha convertido en la gran figura, mientras que su rival, Fernando Vargas, se ha visto reducido ante la gran imagen que despliega el ex monarca pinolero.
Mayorga, al igual que Vargas, viene de sucumbir en su último enfrentamiento. Pero al menos en este instante parece que su “ego” se mantiene intacto. Siempre con una fe capaz de mover montañas, piensa en la victoria. Así ha sido en sus peleas anteriores, no hay por qué cambiar ahora.
“Yo estoy listo para la guerra. Ya quiero que venga ese hijo de p... para cargarlo a golpes, darle duro y retirarlo de una vez por todas del boxeo. Ese tipo me estorba”, comento el gladiador pinolero.
Ambos estarán frente a frente este viernes en el Stapples Center, el principal escenario deportivo de la ciudad. Protagonizarán el choque principal de la cartelera que Don King Production en conjunto con Main Events, realiza en la ciudad de Los Ángeles.
Su furia es descargada por completo contra Vargas. A diferencia de otras peleas, en que ocupaba a los medios para desahogar su fuego interno, esta vez cambió por completo con los periodistas.
Amablemente ha decidido hablar con todos. Y en medio de ciertas alteraciones, al recordar a su próximo oponente, mientras responde las preguntas ante las grabadores y cámaras, encuentra la fórmula para controlarse.
“Es que les voy a decir la verdad. Ese tipo me repugna. Su presencia no va conmigo. Él dice que es el chico malo del boxeo, y al menos para este show no tiene lugar para presentarse como tal. El más intimidante, el poderoso, el rudo, el chico malo, todo eso sólo soy yo”, añadió.
Mayorga prometió noquear. Piensa que si Vargas sale a fajarse, no pasará más allá del segundo asalto. Si su estrategia es pegar y correr, entonces la pelea durará dos rounds más. Pero lo seguro, según los planes del nica, es que su oponente para el quinto debe estar fulminado.
“Me siento bien preparado. Estoy confiado de que dispongo de excelentes condiciones y que presento la mejor estrategia para salir con la victoria. Él no es más fuerte que yo. No aguanta más que yo. Voy a verg.... a ese maricón, para que así se lleve un recuerdo triste del boxeo”, agregó.
Mayorga promete triunfar. Promete noquear. Dice haber apostado un millón de dólares porque su triunfo será por la vía rápida. “Y si lo venzo, pero me aguanta toda la ruta, para mí habrá sido como una derrota”, concluyó “El Matador”.