Deportes

Más ofensiva para el Bóer


Los Indios del Bóer esperan esta semana la llegada del jardinero cubano Amaury Casañas Martí, radicado en Miami hace más de dos años.
Aunque se había anunciado que llegaría hoy, el gerente general del club capitalino, Nemesio Porras, aseguró que aún están negociando con el isleño nacido en Matanzas hace 28 años.
“Pero es cuestión de tiempo para que venga. Estamos terminando de negociar”, comentó Porras sobre el pelotero de la organización de los Cardenales de San Luis de la categoría doble A.
Lo que más ha motivado a la dirigencia del Bóer en conseguir al ex seleccionado cubano son las buenas referencias que ha dado el timonel, Lourdes Gourriel, quien afirmó que Casañas tiene el mismo nivel de juego de Bárbaro Cañizares y de Michael Abreu.
En dos ocasiones, Casañas integró el equipo nacional, incluso se enfrentó a la preselección de Nicaragua en agosto de 2001 en Cuba, en un partido que Diego Sandino perdió contra la Selección B cubana, 12x2.
Participó en siete series nacionales con Matanzas y tuvo su mejor temporada en el período 2000-2001, cuando bateó 21 jonrones, empujó 65 carreras y concluyó con promedio ofensivo de .331 en 293 turnos.
Con los Cardenales ha despertado mucho interés después que fuera uno de los cubanos que se luciera en la Liga de Otoño de Arizona de 2006, donde se concentran los mejores prospectos de las organizaciones.
Ahí fue sexto en bateo, con .345, 14 impulsadas y cuatro jonrones, jugando para Peoria Saguaros.
Fue firmado por los Cardenales en junio del año pasado y enviado al club de Palm Beach, donde en 85 turnos tuvo slugging de .494, por lo que fue promovido a Doble A con Springfield Cardinals. En ese conjunto bateó .249, con 10 jonrones, impulsó 29 carreras en 217 turnos.
En su última actuación en la organización con el Mesa Solar Sox, bateó .220, con un jonrón, ocho remolques, 13 ponches y cinco boletos, una base robada en 13 juegos de la Liga de Otoño en Arizona.
Pero en los Cardenales han quedado impresionado por la fuerza con que le da a la pelota, un elemento que podría convertirlo, junto a Clyde Williams, en el dúo de más poder de la Liga Profesional.